10.000 noches en ninguna parte - El retorno de Ramón Salazar a la dirección.



Hoy se estrena '10.000 noches en ninguna parte', película que supone el regreso de Ramón Salazar a la dirección después de casi 7 años. Muchos años sin entregar película (se ha dedicado en estos años a la labor de guionista) para uno de los directores que por allá por el año 1999, con su cortometraje 'Hongos', se perfilaba como uno de los realizadores españoles más prometedores. Su primera película 'Piedras' (2002) le dio la nominación al Goya a mejor director novel y compitió en la Sección Oficial de la Berlinale junto a directores como Robert Altman, Costa-Gavras, Wes Anderson, François Ozon o Kim-Ki Duk. Salazar regresa con una película de bajo presupuesto, rodada entre Madrid, Paris, Berlin a lo largo de dos años (el rodaje comenzó en verano de 2010) con un equipo reducido de 9 personas viajando por Europa con una cámara Canon EOS 5D (es la primera película estrenada, que se rueda íntegramente con esta cámara). Salazar ha comentado que el rodaje de esta película le ha recordado a la época en que rodaba cortometrajes. Esta película no nace con un guión escrito, en vez de ofrecer un guión a los actores, el director les ofreció biografías intransferibles de sus personajes, que no podian revelar a los demás actores. Y así comenzaron a rodar en Berlin. Sin duda una de las propuestas más interesantes y necesarias del panorama cinematográfico patrio.


Protagonizada por Andrés Gertrúdix, Lola Dueñas, Najwa Nimri y Susi Sánchez, '10.000 noches en ninguna parte', tercera película de Ramón Salazar, cuenta la historia de un joven al que le han robado la memoria, un miedo irracional a comunicarse con el resto del mundo ha ido desdibujando su personalidad, incluso su nombre propio. En un Madrid congelado y estéril, parece haber perdido todo contacto con la realidad y se relaciona únicamente con un reducido círculo familiar: una hermana (Rut Santamaría) tan estéril y herida como él; y una madre con graves problemas con el alcohol (Susi Sánchez) que se convierte en el principal lastre del protagonista cuando quema su casa y debe ir a vivir con él. Pero, decidido a no conformarse, decide embarcarse en un viaje para recorrer aquellos lugares a los que nunca se atrevió a ir; tanto a los reales como a los que sólo existen en su interior. Así, se reencontrará en París con una antigua amiga de la infancia (Lola Dueñas) que parece haberle estado esperando todo este tiempo, sólo a él; y que le volverá a instruir en todo aquello que debe saber para continuar su viaje hasta el final. Pero será en Berlín donde conocerá a tres personas unidas por un nuevo concepto de familia (Paula Medina, Manuel Castillo y Najwa Nimri) y que miden la vida -no por años- sino por noches. Gracias a ellos descubrirá que estuvo 10.000 noches en ninguna parte y que para recuperar su memoria, deberá tomar la última y más importante decisión de si vida: PERDONAR.


Conferencia de Ramón Salazar sobre la película en el Festival de Cine Europeo de Sevilla 2013


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada