The Strain - Los vampiros de Guillermo del Toro.



Los vampiros presentados en 'The Strain', la nueva serie de Guillermo del Toro, son bastante diferentes a los vampiros comunes que conocemos. En la novela y en la serie, el vampirismo es un tipo de enfermedad provocada por una especie de parásitos (gusanos) que transforman al anfitrión hasta convertirlo completamente en vampiro. Analizamos un poco más a fondo como son estos vampiros.

Estos vampiros modernos utilizan una especie de aguijón retráctil de dos metros de longitud que les sale por la boca y que provoca una herida casi imperceptible, este "aguijón" sirve a la vez para la alimentación del vampiro y como mecanismo reproductivo. No tienen sangre como tal, ésta es reemplazada por una sustancia blanquecina, los gusanos están presentes en este fluido, nadando a través del sistema circulatorio y a menudo visible bajo la fina piel del vampiro. Su temperatura corporal es muy alta, unos 120 grados Fahrenheit, un ser humano es capaz de sentir su calor a varios metros de distancia.

Muchos de los cambios físicos de humano a vampiro tendrán lugar gradualmente después de la infección inicial del gusano y se acompañan de un gran dolor. Un nuevo ser humano "convertido" estará en un estado de animación suspendida durante todo un día, despertando a la noche siguiente como vampiro naciente. El aguijón está presente desde la primera noche del vampiro para facilitar su alimentación, pero otros rasgos (la calvicie, las garras de la mitad de dígitos, la falta de distintos órganos internos) se desarrollará dentro de los primeras siete noches después de la infección. El estado mental de el vampiro también puede ser un poco confuso al principio, y sus movimientos serán torpes. A medida que madura, sin embargo, el vampiro se volverá sumamente ágil, capaz de saltar grandes distancias y subir por superficies escarpadas con la ayuda de sus garras. La madurez completa, física y mentalmente se produce dentro de los primeras treinta noches.


El aparato sensorial del vampiro esta altamente adaptado para su ciclo de vida nocturna. La visión del color es remplazada con la capacidad de detectar señales de calor y el mundo lo percibe en blanco y negro iluminado por fuentes de calor (como las presas humanas). Su Audición es mucho mayor, a pesar de la pérdida de oídos externos. Cada vampiro, a través de algún vínculo telepático indefinido, es capaz de enviar y recibir el pensamiento y la información sensorial hacia su progenitor, de esta manera, los vampiros antiguos dirigen las acciones de sus descendientes a través de la comunicación mental, independientemente de la distancia. A pesar de su incapacidad biológica de hablar, los vampiros pueden comunicarse con los humanos a través de la telepatía, la transmisión de pensamientos directamente a una persona a través de un monólogo interior. Los vampiros que intentan hacerse pasar por humano se entrenan para mover sus labios como si hablaran, pero la comunicación real sigue siendo a través de la transmisión de pensamiento. Un vampiro antiguo también es capaz de usar esta habilidad telepática como arma; conocido como el "murmullo", esta onda de choque mental tiene la capacidad para desbordar por completo la mente de los seres humanos circundantes, dejándolos inconscientes.

Los vampiros también experimentan un deseo compulsivo de infectar a sus familiares y a las personas que les importaba cuando eran humanos (sus "queridos míos"). Poseen una capacidad única para localizar dichos objetivos, este sentido se asemeja al instinto de una paloma mensajera.
Los vampiros se reflejan en los espejos, pero al ser expuestos a un espejo con fondo de plata se puede observar cómo es su transformación (el reflejo vibra aunque el sujeto esté completamente quieto), en comparación con los vampiros clásicos, que no reflejan su figura.

Las cruces, el ajo y el agua bendita no les hacen ningún daño. La luz del sol es la mejor forma de destrucción del vampiro, especialmente la luz ultravioleta en el rango UVC. Una fuente localizada de luz UVC, como una lámpara fluorescente, se puede utilizar para repelerlo. La exposición completa a la luz solar directa o a una fuente poderosa UVC, supondra la completa desintegración del cuerpo del vampiro, quedando reducido a cenizas. La Plata, ya sea en forma de un arma de metal o de una niebla química fina, también puede herir o matar a un vampiro. La ruptura de la columna vertebral a través de cualquier método es otra manera efectiva para destruir a un vampiro, la decapitación puede provocar la muerte del vampiro.



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada