EL FIN DE LA CASA DE LA PORTERA, EL INICIO DE UN MITO


La Casa de la Portera, el espacio escénico que revolucionó la manera de ver teatro en Madrid, cerró el domingo pasado sus puertas para siempre; me sumo a la cantidad de textos escritos por actores que trabajaron allí, creadores, teatreros y espectadores, y os cuento por qué fui feliz en la portería de José Martret y Alberto Puraenvidia.

Según cuentan sus creadores, la necesidad de llevar a cabo sus proyectos, el cansancio ante la espera de llamadas de trabajo, la negativa de alguna productora, o la caída de algún proyecto piloto, les hizo agarrar las riendas de su propio destino y decidir que ya estaban hartos del ‘no’ y que iban a ir a por el ‘sí’. De ese momento de insatisfacción nació La Casa de la Portera.
 

Coincidí y descubrí el trabajo de José Martret en el LesGaiCineMad, Festival Internacional de cine lésbico, gai y transexual de Madrid de 2007; él presentaba como director su cortometraje ‘¡¡¡Todas!!!’ (Premio del Público a Mejor corto y Mejor Obra española), y yo participaba en el equipo de producción del cortometraje de Mariel Maciá ‘A domicilio’ (Premio del Jurado a Mejor corto); el cortometraje de Martret tuvo un éxito rotundo y sigue siendo una maravilla que hay que seguir visionando de vez en cuando. Director, guionista, actor, dj (esas inolvidables Monica’s Randall’s dj’s) o locutor (magnífico su trabajo en el imprescindible programa de Paco Tomás ‘Wisteria Lane’ en Radio 5, dedicado a la cultura LGTB), es sin duda una pieza clave en el desarrollo de la cultura de este país.

Puraenvidia venía de trabajar en los equipos de arte de películas tan importantes como ‘Volver’ de Almodóvar o ‘¿Y tu quién eres?’ de Mercero, y suyas son las direcciones de arte de ‘Fumando espero’ corto de Eduardo Casanova o de ‘¡¡¡Todas!!!’ de Martret. A él le tenemos que agradecer las transformaciones artísticas de La Casa de la Portera y La Pensión de las Pulgas , además de descubrirnos los ‘Selectos Puraenvidia’, otro espacio ya desaparecido.


José Martret y Alberto Puraenvidia, abrieron las puertas de La Casa de la Portera el 8 de marzo de 2012, en calidad de asociación cultural para representar en ella ‘Iván-Off’, la versión de Martret del ‘Ivanov’ de Antón Chejov, dirigida por él mismo y con los espacios de la casa intervenidos artísticamente por Puraenvidia; el éxito fue espectacular.

Madrid tiene desde hace años fantásticas salas alternativas que han creado nuevos públicos, nos han descubierto autores contemporáneos y han dado oportunidad a nuevos talentos; también recuerdo haber asistido a algún concierto o propuesta artística en espacios no convencionales, pero sinceramente, La Casa de la Portera rompió con todo los convencionalismos del hecho teatral y le regaló a la ciudad un espacio único e inolvidable. 
 

La transformación artística de la vivienda de la portera de la calle Abades, 2 4 bajo derecha, se convirtió en referente para muchos de los espacios que han llegado después. Referente para el espectador y referente de gestión, y sus gestores son los que han decidido el cierre del espacio, por una cuestión de rentabilidad. No hay problemas ni con los vecinos, ni con el alquiler ni con las licencias. Según cuenta Martret, “Desde que abrimos supimos que sería algo efímero; el proyecto no es rentable, no da para convertirlo en algo rentable ni contratar más personal; es imposible combinar la función de programación y dirección de dos espacios, con la creativa. Cerramos para poder continuar adelante con el proyecto”. El otro proyecto al que se refiere es el de La Pensión de las Pulgas situado en la calle Huertas, 48 y que abrieron en noviembre de 2013 ante el éxito de La Portera.
 

El éxito de ‘Iván-Off’ abrió las puertas a otras propuestas escénicas que han hecho que La Portera pueda presumir de haber tenido una de las programaciones más interesantes, frescas, sugerentes y de calidad de la ciudad de Madrid, en las que han participado dramaturgos, directores, actores y creadores de gran trayectoria. Otros, después de pasar por La Portera han dado el salto a espacios de mayores envergadura, con gran éxito de crítica y público.

¿Por qué he sido feliz en La Portera?

Primero y especialmente por la experiencia única de disfrutar del ‘Iván-Off’ de Martret, una adaptación arrebatadoramente bella y una dirección que permitía adentrarse en los diferentes espacios de la casa acompañando a los actores que habitaban sus personajes a medio metro del espectador (25 espectadores por función); además descubrí a Raúl Tejón, inmenso actor al que volví a disfrutar en ‘Ahora empiezan las vacaciones’ de Paco Bezerra y dirigido por Luis Luque.

‘Las Huérfanas’ me acercó a la primera dirección teatral de Miguel Albaladejo y con ellas me sumergí en el mundo creativo de dos monstruas como son Jorge Calvo y José Martret. Míticas han sido sus fiestas ‘Qué Maravilla, una fiesta para señoras’, e imprescindible su corto ‘Taboulé’ de Richard García Vázquez, entre otras muchos proyectos y colaboraciones.



‘Presencias’ me dio la posibilidad de disfrutar del talento de los hermanos ‘de la Rosa’, Benja dirigiendo y Secun escribiendo; ‘Un pasado en venta’ con dirección de Pilar Massa me acercó a la mítica Marta Fernández Muro y a su maravillosa vis cómica que disfruto desde ‘¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?’ (1978) de Fernando Colomo. Con ‘Animal’ entré en el personalísimo mundo de Rubén Ochandiano, ‘Cerda’ de Juan Mairena me descubrió el talento de Inma Cuevas y provocó que el personaje de la Madre Leona (Dolly) se convirtiera en icónico. Con ‘Sexageración’ y con ‘Ascensión y caída de Mónica Seles’ gocé con la maravillosa actriz Nerea Moreno, imprescindible en mi trayectoria como espectador; también en esta última celebré el descubrimiento de Rocío Marín y de la dramaturgia de Antonio Rojano. Los ochenta y el mundo de La Movida nunca estuvo mejor representado que en ‘Elepé’ de Carlo Be, un ejemplo de comedia divertidísima con Carmen Mayordomo, Iván Ugalde y Fran Arráez emocionando con sus sinceras interpretaciones a todos los espectadores.

La casa también abrió sus puertas a la danza con las ‘Cenizas, o dame una razón para no desintegrarme’ de Losdedae, y Chevi Muraday y Alberto Velasco acercaron sus cuerpos y nos acariciaron con esa historia oscura de no entendimiento y de dependencia afectiva de los personajes.

El concierto desenchufado de ‘Algora’ también se convirtió en un hit para la casa y en una experiencia muy especial para los que lo vivimos.

Muchas vivencias en la casa, el cariño en la taquilla de primero Martret y luego Carmen Aragunde, el teléfono colgando en la pared, los cuadros de Roc Alemany (maravillas como la Duquesa de Alba tomando un coctel, el pato con tetas o el perro-maja desnudo) y el maravilloso mundo de Puraenvidia. Un lujo.



El sábado 27 de 12h a 19h y el domingo 28 de 12h a 15h se realizará un rastrillo en La Casa de la Portera, y los que quieran llevarse un recuerdo de la historia de este espacio tendrán una oportunidad única; además os recuerdo que La pensión de las Pulgas sigue a pleno rendimiento y con una programación igual de interesante y enriquecedora.

Deseo para Martret que sigan los éxitos, mi enhorabuena por el último en Mallorca con 'HG, la Reina de la Belleza’ y por otra de las joyas que se han podido ver en Las pulgas ‘MBIG’; y en cuanto al audiovisual estoy convencido de que algún día nos regalarás un peliculón. A Puraenvidia le deseo también muchos éxitos y que nos siga deleitando con su arte. Gracias por tanto y ¡nos vemos en el teatro!.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada