LOS PREMIOS TONY - BROADWAY EN ESTADO PURO



La 69 edición de los Premios Tony, que se entregaron ayer en el Radio City Music Hall de Nueva York, no contó con muchas sorpresas, pero sí con unos premios muy merecidos en los que triunfó por encima de todo el talento británico, las propuestas más arriesgadas, la originalidad y las historias con gran componente social. Las actuaciones musicales fueron lo más sobresaliente de la noche, y la alfombra roja brilló de manera especial gracias a la asesoría y el estilazo de Ana Wintour, la editora de Vogue en Estados Unidos.

Hay que recordar que los galardones premian las obras estrenadas, o al menos representadas, en uno de los 39 teatros del distrito de Broadway en Manhattan durante el último año, con lo cual, al limitarse a este circuito, la mayoría de obras de teatro profesionales no reciben nominaciones.

Entre las que sí optaban a premio estaban 'The Audience' , que de tres nominaciones se llevó dos premios, 'The Curious Incident of the Dog in the Night-time', que de seis opciones se llevó cinco, 'Fun Home', la gran favorita, que con doce nominaciones se llevó cinco, 'The King and I' que de nueve se llevó cuatro, o 'An American in Paris' que de doce se llevó cuatro.


Los encargados de presentar la ceremonia fueron Kristin Chenoweth y Alan Cumming, grandes intérpretes, cómicos, cantantes y entertainers, pero después de las espectaculares presentaciones, de años anteriores, de Hugh Jackman y Neil Patrick Harris, todo supo a poco.

El primer premio de la noche fue para la maravillosa actriz Helen Mirren, mejor actriz dramática por su interpretación de la reina Isabel II en 'The Audience'. Es el primer Tony de su carrera y lo recibe gracias al mismo personaje que le dio el Oscar; la historia está escrita también por el guionista de 'The Queen', Peter Morgan. Gran comienzo.


Partían como favoritas 'An American in Paris', 'Fun Home' y 'The Curious Incident of the Dog in the Night-time'. La primera se consoló con cuatro premios técnicos y de alguna manera se homenajeó a la película de Gene Kelly 'Un americano en París'.


'Fun Home' se llevó el Tony al mejor musical, mejor actor, dirección, libreto y composición. Se ha convertido en musical de culto y está basado en un cómic autobiográfico de Alison Bechdel de temática homosexual (Fun Home, Reservoir Books). Cuenta como Bechdel salió del armario de joven y, poco después, su padre, luchando contra su propia homosexualidad, se suicidaba. Sin duda un canto a la aceptación de la diversidad.


'The Curious Incident of the Dog in the Night-time' dirigida por Marianne Elliott, se llevó el Tony a la mejor obra dramática, mejor dirección, mejor actor, iluminación y puesta en escena. Está basada en la novela de Mark Haddon y cuenta la historia de un quinceañero inteligente, con gran talento matemático, que se lleva mal con el mundo y que no soporta el contacto físico, no entiende la mentira, las frases hechas ni la metáfora. La producción es impresionante, con once actores que se desdoblan en treinta y cuatro, con escenografía compuesta por dibujos gráficos, proyecciones de animaciones digitalizadas y rostros con emociones. El espectáculo estaba avalado por siete premios Olivier, y arrasó en el West End de Londres. Curiosamente venció a la Royal Shakespeare Company que optaba al premio con 'Wolf Hall Parts One & Two', y que de ocho nominaciones se llevó solo el Tony al mejor vestuario.

'The King and I' recogió cuatro premios, entre ellos al mejor musical de reposición. Recordemos que la primera producción se estrenó en 1951 con el gran Yul Brynner.

Ni Stephen Daldry, ('Las horas', 'Billy Elliot', 'The Reader'), como director, ni Carey Mulligan, ('El Gran Gatsby', 'Shame', 'An Education'), como actriz, se llevaron los premios por 'Skylight'; sí ganó el Tony por ser la mejor obra dramática de reposición. También lo perdieron Bradley Cooper, nominado a mejor actor dramático por 'The Elephant Man', Elisabeth Moss, nuestra querida Peggy Olson en 'Mad Men', nominada a mejor actriz dramática por 'The Heidi Chronicles' o Patricia Clarkson, de mis actrices favoritas, nominada a mejor actriz secundaria por 'The Elephant Man'. Sting nominado por su trabajo en 'The last ship' también se fue de vacío. La enorme Chita Rivera, nominada por 'The Visit', tampoco se lo llevó.


Gran momento fue el de la aparición de Joel Grey, el mítico maestro de ceremonias en la película 'Cabaret' de Bob Fosse, que junto a su hija Jennifer Grey, mítico su trabajo en 'Dirty Dancing', presentaban la actuación central de la noche. Por cierto, Joel a los 82 años ha declarado públicamente su homosexualidad, ¿era necesario?, y su hija Jennifer está irreconocible, y confirma, una vez más, que los cirujanos en Hollywood siguen borrando caras y con ello nuestros recuerdos.

Me quedo con el dato de que este año Broadway ha superado un record histórico de taquilla, y audiencia y aunque estos premios sean en mayor medida un reclamo comercial, me sigue emocionando el trabajo bien hecho de tantos profesionales del sector. Seguiremos aprendiendo de los americanos y amando a sus estrellas. No os perdáis la alfombra roja de Jennifer López, ¿Le ha poseído el espíritu de Marilyn Monroe?


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada