38 FESTIVAL INTERNACIONAL DE TEATRO CLÁSICO DE ALMAGRO, EL PLACER DE VOLVER.



El 38 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro afronta sus dos últimas semanas con grandes propuestas escénicas, algunos estrenos nacionales e internacionales, la visita de compañías de enorme calidad, grandes intérpretes, la programación del 5º Certamen Internacional Almagro Off y las golfas del After Classics.

Recién llegado de Almagro celebro la noticia del 100% de ocupación de hoteles y hospederías, y el aforo completo, hasta la fecha, de los diferentes espacios escénicos. No es de extrañar ya que la organización del festival que dirige Natalia Menéndez realiza un trabajo extraordinario, la ciudad se vuelca en el Festival y la estancia allí se convierte en un verdadero placer.


El Festival de la ciudad manchega está dedicado al legado teatral del Barroco español y en especial al Siglo de Oro, abriendo su programación a otros autores coetáneos y a compañías con propuestas nada convencionales. Además se complementa la oferta con exposiciones, talleres, certámenes paralelos, entrega de premios y homenajes. Teatros, iglesias, patios, museos, plazas o ermitas son espacios en los que se puede disfrutar de un buen espectáculo, aunque la joya de la corona es sin duda el Corral de Comedias. Situado en la maravillosa Plaza Mayor se descubrió en 1954, y a raíz de su popularidad se celebra el Festival desde 1977. En él tuvieron lugar las representaciones teatrales en los siglos XVI y XVII y es el mejor conservado en el mundo de los correspondientes a esta tipología de teatro. En 1995 fue declarado Monumento Nacional y ese es el año en el que becado por el Festival asisto como estudiante por primera vez a Almagro y soy espectador del memorable ‘Arlequino, servidor de dos patrones’ del Piccolo Teatro de Milán. Años después volví a Almagro como profesional con el espectáculo ‘La Duquesa de Malfi’ de Teatro Defondo, gran compañía y fantástica experiencia, y ya como espectador y como devoto de las noches almagreñas se ha convertido en una visita obligada.


‘Mujeres y criados’, la obra inédita de Lope de Vega encontrada en la Biblioteca Nacional en 2010, presentada por la Fundación Unir y producida por Fundación Siglo de Oro, el Teatro Español y Pentación Espectáculos, se representó en el Espacio Miguel Narros. Sin lugar a dudas lo mejor del espectáculo son sus actores. Destacan Pablo Vázquez, Jesús Teyssiere, Lucía Quintana, que brilla siempre en todo lo que hace, y Alicia Garau que junto a José Ramón Iglesias llenan de energía y comicidad el escenario.


‘Enrique VIII y La Cisma de Inglaterra’ de Calderón de la Barca es la propuesta de la Compañía Nacional de Teatro Clásico que siempre se encarga de abrir el Festival en el Hospital de San Juan y que por primera vez lo hace con un espectáculo ya estrenado, ya que la nueva producción se reserva para inaugurar el flamante Teatro de la Comedia de Madrid. Dirigido por Ignacio García es uno de los textos menos representados del dramaturgo sevillano y que según su director ‘aborda una reflexión sobre las responsabilidades que conllevan las tareas de gobierno, en la que se plantea qué pasa cuando un rey no antepone los derechos de los ciudadanos a sus caprichos’. El espectáculo es pura obra de arte, un trabajo minucioso, claro y a la vez contundente. La escenografía de Sanz y Coso está viva y es un personaje más, el vestuario de Pedro Moreno es poderoso y bello y la iluminación de Paco Ariza es otro lujo. La música en directo es otro de los aciertos del director. El Enrique VIII de Peris-Mencheta es antológico; tiene la fuerza animal de actores como Brando o Bardem, y el resto de actores están a su altura, todos en estado de gracia. Me quedo con las ganas de disfrutar en profundidad de Maria José Alfonso (Margarita Polo), actriz maravillosa que merece personajes de más peso; espero que la Compañía Nacional siga contando con ella.


‘Algo de un tal Shakespeare’ de la compañía mexicana Los Tristes Tigres y bajo la dirección de Adrián Vázquez estuvo en el Patio de Fúcares, espacio que se recupera para los After Classics. Juego, irreverencia, lenguaje escénico de teatro de objetos, frutas y verduras, globos de agua, fuego y mucha diversión. Es el gran descubrimiento del Festival. La revisión contemporánea del cosmos shakesperiano a partir de los textos de ‘Romeo y Julieta’, ‘Macbeth’ y ‘Titus Andrónicus’. Un espectáculo creado para todos los públicos y que habla de odio, venganza, sangre, poder, abusos y ambiciones, conceptos de vigencia asombrosa en el mundo y principalmente en su país, según su director y protagonista del espectáculo. Una propuesta inteligente, hermosa y creativa que demuestra que no son necesarias grandes producciones para llevar a cabo trabajos importantes y necesarios.

Los que vayan al Festival podrán disfrutar de las dos propuestas de Ron Lalá, ‘En un lugar del Quijote’ y ‘Ojos de agua’, ‘Crónica de una casa real: La venganza de Tamar y los cabellos de Absalón’ de Gustavo Galindo y Mamen Camacho, ‘Las alegres casadas’ de Andrés Lima, ‘Sanchica princesa de Barataria’ de Pedro Víllora, ‘Hamlet’ de Alfonso Zurro, ‘El burgués gentilhombre’ de Morboria, ‘Don Juan Tenorio’ de Blanca Portillo o ‘El cielo que me tienes prometido’ de Ana Diosdado.

Que no se os olvide visitar el Museo Nacional del Teatro, ver mucho teatro, disfrutar de la buena comida y bailar hasta el amanecer con la música de Letisuisse (DJ Palmera).


1 comentario :

  1. Bravo!! Fantástico relato de un Festival que nunca defrauda. Sin duda, Volver siempre es un Placer.

    ResponderEliminar