Macbeth - Nueva película basada en la obra de Shakespeare con Michael Fassbender y Marion Cotillard.



'Macbeth' sin duda es una de las obras más célebres de William Shakespeare. Desde el mismo instante de su aparición, hace cuatro siglos, la pieza ha visto frecuentes adaptaciones o modernizaciones para el teatro, el cine o la televisión. El trágico relato de este general escocés devorado por la ambición y por su destino real, fascina desde hace mucho a actores, directores y espectadores. En cine, ha dado lugar a muchas adaptaciones, las más notorias las de Orson Welles o Roman Polanski, y el próximo 25 diciembre 2015 llegara a los cines de España la esperada nueva adaptación protagonizada por Michael Fassbender y Marion Cotillard y dirigida por Justin Kurzel.

La película nos volverá a contar la historia de Macbeth, duque de Escocia, que recibe una profecía de un trío de brujas que dice que un día se convertirá en rey de Escocia. Consumido por la ambición y alentado a la acción por su propia esposa, Macbeth asesina al rey y ocupa su trono. El film tuvo su estreno mundial en la última edición del Festival de Cannes, se presentó en el Festival de Sitges y ha conseguido 6 nominaciones a los premios BIFA, los prestigiosos British Independent Film Awards: Mejor Película Británica Independiente, Mejor Director (Justin Kurzel), Mejor Actor (Michael Fassbender, Mejor Actriz (Marion Cotillard), Mejor Actor de Reparto (Sean Harris) y Mejor Fotografía (Adam Arkapaw).

cine

Los productores britanicos Iain Canning y Emile Sherman ( El discurso del Rey), de la productora See-Saw Films, a la vista de una nueva y emergente generación de grandes actores ingleses de teatro, cine y televisión, han considerado que había llegado el momento de proponer una nueva lectura de la pieza. «Actores como Tom Hiddleston y Jude Law han tenido primeros papeles en piezas de Shakespeare» —remarca Canning—. «Me parece interesante ver a esa nueva generación apropiándose del repertorio shakespeariano y redescubriendo significaciones».

El momento era igualmente oportuno por cuanto atañe a los temas abordados en la pieza: efectivamente, nunca tanto como ahora habían sido actuales la codicia y sus estragos. Jack Reynor, quien encarna a Malcolm, destaca: «La codicia es una azote que puede corromper a millones de personas y destruir sus vidas. Es tanto como decir que la historia de «Macbeth» se hace particularmente estremecedora si pensamos en el clima económico de estos últimos años».

Para los productores, la mundialización actual también permitía acentuar la envergadura de la intriga y dar al film una dimensión moderna. «Lo que me ha parecido muy importante en esta adaptación es la importancia de lo colectivo y la existencia del vasto mundo en el que evolucionan nuestros personajes» —precisa Canning—. «Hemos hecho más evidente que Macbeth y Lady Macbeth habitan un mundo del que son el producto, y cuyas decisiones pueden transformarlo. Por tanto, hemos adoptado un punto de vista mucho más moderno y cinematográfico».

 Por contra, la producción ha querido preservar la lengua de Shakespeare. «Nos hubiéramos ido a un resultado del todo distinto si no se hubiera respetado el uso del verso» —prosigue Canning—. «Nuestro desafío ha consistido en practicar algunos cortes en la pieza en los lugares más apropiados, además de bastir un equipo capaz de hacer olvidar al espectador que está ante una obra clásica de lenguaje arcaico».

«No hemos abordado la pieza con espíritu simple» —subraya Michael Fassbender, quien encarna al protagonista—. «Jamás hemos intentado cambiar el texto en verso, o ceñirlo, aunque hemos priorizado la sobriedad y la proximidad. Desde el principio, Justin quería establecer una relación mucho más íntima con el texto que en las adaptaciones previas, al tiempo que sostener la fidelidad a la obra. Igual que con cualquier guión, no se ha querido sabotear este texto magnífico sino utilizarlo para el proceso y hacerlo propio».


Justin Kurzel destaca: «Hemos rodado en verso, y no es lo mismo que dar la réplica a un compañero que esté frente a uno, y actuar en el proscenio ante un público. Creo que ocurre algo cuando un actor se halla frente a sí mismo con la cámara que se acerca casi a tocar. Aquí no se actúa para un público numeroso, sino en un marco mucho más íntimo».

«Se ha tenido que verter gran esfuerzo, pues Shakespeare puede ser difícil de comprender, incluso para los ingleses» —enfatiza Marion Cotillard, caracterizada como Lady Macbeth» —Pero ello ha suscitado una energía que nos ha enardecido los ánimos a lo largo de todo el rodaje».

«Fue pavoroso» —indica Reynor—. «Pero sin ese tipo de dificultad, sin duda no habría valido la pena, y me ha encantado hacer frente al desafío. Ha sido formidable poder actuar en verso con estos compañeros carentes de formación  shakespeariana clásica

Por otro lado, el texto en verso valora una de las grandes bazas de Shakespeare: la lengua como útil de manipulación. Y en Macbeth, la manipulación es constante: «Cuando vemos a Michael con Marion, o Michael y  Paddy [Considine], se tiene la sensación de estar en Uno de los nuestros, pues esos personajes buscan manipular a su interlocutor de modo inteligente y  malicioso, explica Kurzel. Ahí hay un subtexto en lo no dicho, y lo que resulta cautivador en Macbeth estriba en que la tensión subterránea se manifiesta sin artificio».

Mientras los guionistas se aplicaban en la adaptación de la pieza, los productores buscaban al actor para Macbeth, elección determinante para el rodaje entero.


EL REPARTO

«Tras 'Shame', había verdadero deseo de trabajar con Michael Fassbender de nuevo» —confiesa Canning—. «Mientras se trabajaba en la adaptación, se habló de enviarle el guión por si acaso. Pero cuanto más pensábamos, más nos dábamos cuenta de que era el único que llenaba nuestras expectativas».

Por su parte, Fassbender, quien se ha impuesto rápidamente como uno de los actores más dotados de su generación, intuyó al instante el potencial de esta nueva adaptación. «Era cautivador de cabo a rabo» —remarca—. «Es un texto extraordinario, y este tipo de ocasión sólo se da una vez. Por consiguiente, traté de prepararme lo mejor que pude y planteé todas las preguntas de que fui capaz  para no dejar nada al azar».

Canning considera que Fassbender aporta una auténtica humanidad al personaje: «Su interpretación no tiene nada de teatral: se percibe perfectamente el estado de ánimo de este hombre. Lo que es pasmoso es que se ve cómo la locura se va apoderando de él. Sabemos que no hay nada que hacer por él, no se le puede ayudar, por más que asistamos a los acontecimientos que van desarrollándose, lo que puede sorprender en una pieza que todos conocemos bastante. Ésta sigue reservando sorpresas y emociones».

Una vez con Fassbender a bordo, era necesario un director a la altura del actor, capaz de aportar una dimensión nueva al texto. La presencia de Fassbender en el reparto despertó muchos anhelos. «Con Michael, muchos realizadores se ofrecieron como candidatos» —dice Canning.

Cuando los productores descubrieron la película 'Snowtown', de Justin Kurzel, decidieron enviar a éste el guión. De origen australiano, el cineasta montó en su país muchas piezas teatrales; su primer largometraje le significó varias distinciones en festivales de todo el mundo.

«Tuvimos la suerte de que fuera sensible al guión» —sigue Canning—. «Snowtown narra cómo un asesinato, o más bien una serie de ellos, puede afectar a toda una comunidad, y cómo esa comunidad acaba por ser manipulada por el asesino. Lamentablemente, es un fenómeno tan actual hoy como en la época en que Macbeth comete sus crímenes».

La productora Laura Hastings-Smith añade: «Al ver su primer largo, se constata que este realizador hurga de verdad en la psicología de sus personajes».

cine,poster,pelicula

«Justin ha logrado dar vida a un mundo que se sostiene sobre su experiencia teatral y que vierte verdadera luz sobre los tiempos medievales» —declara  Canning—. «Pero la película se desarrolla en un universo próximo al Far West, como si se tratara de un western. Es un mundo difícil, en el que la gente trata de sobrevivir, y en el que creo que Macbeth elige el asesinato para tener mejor vida en ese entorno hostil».

Kurzel ha desplegado este universo gracias a sus pesquisas, y se ha centrado principalmente en la verdadera historia del monarca. «¿Cómo fueron aquellos tiempos? ¿Devinieron particularmente violentos?» —se interroga—. «Ello me ha hecho pensar mucho en un western, y la atmósfera me ha parecido sobremanera mucho más aterradora que en las adaptaciones anteriores de la pieza».

Pero deseó participar en el proyecto al descubrir a Macbeth bajo los rasgos de un guerrero. «El espectro de la guerra planea sobre los personajes, y esta película me ofrecía la oportunidad de trasladar ese clima de manera cinematográfica.»

El actor Jack Reynor ha valorado altamente dar la réplica a David Thewlis, quien encarna a Duncan. «La primera vez que fui al cine fue por una película con David» —comenta Reynor entusiasmado—. «Era increíble estar en el mismo plató que él. Ha moldeado a un Duncan tímido, un rey inseguro de sí mismo. Sentimos compasión de él, lloramos su suerte, pues su único crimen ha sido no ser tan fuerte como lo fue su padre».

Iain Canning añade: «Habitualmente, se tiende a elegir a un actor mucho mayor que Macbeth para Duncan. Nosotros hemos preferido dar con un actor que signifique un desafío físico y psicológico a Macbeth, pero que sea su contemporáneo. David se impuso en el papel de Duncan pues le aporta una mezcla de fuerza y fragilidad, inyectándole una verdadera densidad nada frecuente».

RODAJE EN ESCENARIOS REALES

La película se ha rodado en siete semanas (36 días para ser exactos), en escenarios íntegramente exteriores, con excepción de seis días. «La autenticidad era un objetivo prioritario para el realizador» —precisa Laura Hastings-Smith—. «Justin ha procurado crear un mundo del todo creíble y coherente que, por otro lado; y por otro lado, hablaba como de un universo parejo al western. La aridez del mundo de Macbeth hacía del paisaje plenamente un personaje y, en consecuencia, se hizo esencial rodar en pleno corazón de ese paisaje».

Kurzel subraya: «Deliberadamente, hemos decidido rodar en exteriores, lo que nos ha planteado muchas dificultades, pero ha anclado la historia en la realidad, y ha establecido un lazo entre el marco natural, los diálogos y la interpretación de los actores, y es eso lo que se siente en la película. Ello aporta un lado realista y concreto al conjunto, lo que deviene inédito en una película en verso».


El rodaje ha planteado varios desafíos, y principalmente porque ha sido necesario rodar en exteriores en pleno invierno. «En cierto momento, sentíamos como si el mismísimo William Shakespeare nos juzgara» —bromea  Canning—. «Ora frenaba nuestra evolución de vez en cuando, y se aseguraba de que tuviéramos la meteorología adecuada para las escenas de tempestad —y de hecho se rodaron esas escenas en el momento en que la Gran Bretaña sufría las peores condiciones climáticas de su historia—; ora sencillamente quería que ¡se interrumpiera el rodaje!».

Pero para Canning, Macbeth también se refiere a la atmósfera. «La pieza habla del hecho de que las tempestades se convierten en eco de la intriga, y se quería trasladar esta idea» —opina—. «Pero nos dijimos que recurriríamos a los efectos especiales antes que esperar a que las condiciones meteorológicas se dieran cita».

cine,pelicula,escena

Según Laura Hastings-Smith, fue Michael Fassbender quien, colocándose al frente, contribuyó a que sus compañeros y los técnicos afrontaran las condiciones climáticas difíciles. «Se implica de tal modo en lo que hace, posee tal fuerza física y se centra tanto en su personaje, que devino un auténtico jefe para todos nosotros» —nos dice—. «Nos decíamos que si Michael llegaba, también podíamos llegar nosotros».

Por otro lado, todos los actores se enfrentaron a las dificultades climáticas sin quejarse jamás: «Marion tuvo que rodar escenas alucinantes, los pies desnudos sobre la landa y bajo el granizo» —añade—. «Es, ella también, una gran profesional. El hecho de haber obtenido lo que se quería creo que se debe a que todos creían en la película y en Justin, que no les abandonó jamás».

Marion Cotillard añade: «Cuando la energía de un gran realizador y la fuerza de la historia nos transporta, se siente la magia del dispositivo de aquél, y se halla la energía para hacer cuanto él nos pide, incluso si es preciso soportar el frío y, en ocasiones, condiciones difíciles».

«Todo ello ha creado lazos entre nosotros» —destaca el realizador—. «Cuando uno ve a su diseñador de producción pasar por encima de la cámara debido al viento, o cuando Marion Cotillard desapareció en una ciénaga mientras iba caminando, todo eso une a actores y técnicos». Fassbender manifiesta: «Todo lo que se distinguía de los técnicos eran sus órbitas, pues penetraban el temporal; son hombres que trabajan en esto desde hace veinticinco años, y están dispuestos a afrontar las peores condiciones meteorológicas que se presenten».

«Nos pellizcábamos y nos decíamos: ‘Esto es delirante, es de locos’» —añade  Kurzel—. «Pero creo que llegarán al público los esfuerzos de los actores y, esperemos, el papel determinante que juega el paisaje en la psicosis de Macbeth».

«Justin es un artista; y según lo veo, en tanto que artista, no puede evitar que el poder de los elementos en Escocia le afecte» —prosigue Marion Cotillard—. «Hay algo inherente a este país y a la naturaleza de los lugares, una esencia mística, que se siente desde que se llega. Es un sitio lleno de misterios».

La película comporta una secuencia de batalla que suma una decena de páginas del guión. Era una oportunidad de puesta en escena cinematográfica que no tiene parangón en el teatro: «Habitualmente, esta batalla la describe Banquo, y no se representa» —indica Canning—. «Se hacía esencial acompañar a nuestros personajes en el campo de batalla, puesto que así se descubre qué tipo de vida llevan, y finalmente, en qué medida les afecta el alejamiento del teatro de operaciones».

cine,pelicula,2015

En el rodaje de la secuencia, el realizador eligió adoptar no otro punto de vista que el de los protagonistas en la batalla, además del de las brujas: ellas informan a Macbeth de la profecía que le obsesionará hasta el final del relato.

Esta secuencia se rodó al inicio del rodaje. «Era bastante precisa y nos pusimos manos a la obra inmediatamente» —dice Kurzel—. «Nos ceñimos a las ideas antes que a la atmósfera o al desarrollo de la batalla. Entonces, nos dejamos llevar por los acontecimientos. En realidad, lo que cuenta es el punto de vista de Macbeth y el modo en que esta guerra le altera».

La producción ha recurrido a un ejército de especialistas en reconstrucción de batallas para verificar la autenticidad de la secuencia. «Esta gente se pasa los fines de semana reconstruyendo estas contiendas, al punto que la pasión por su actividad y por lo que se les pidió en el film resultó pasmoso» —relata el realizador.

«Del total de guerreros en el campo de batalla, tan sólo perdimos a dos» —bromea Fassbender—. «Varios de ellos corrían por todas partes sin camisa, pese a un frío espantoso. Estábamos a finales de enero y arreciaba una lluvia torrencial. Es gente extraordinaria».

Por medio de la representación de esta secuencia de batalla, y del estudio del impacto, Kurzel y su equipo pretendían abordar el estrés postraumático que afecta a Macbeth en un plano psíquico.

«Justin había descubierto muy al principio del proyecto que el personaje sufría estrés postraumático» —subraya Fassbender—. «Le abruman alucinaciones que le llevan hasta la psicosis. Ello acontece principalmente durante la secuencia del banquete, donde se dice a sí mismo : ‘si alguien de aquí me conoce, sabrá que me embargan estas crisis extrañas’. Este hombre ya padecía esta patología antes de los hechos que relata la pieza, y ello me ha ayudado mucho a comprender al personaje, su vida y cuanto ocurre en su cabeza».

«Básicamente, el punto de partida de Macbeth está en la insatisfacción de dos personajes que siempre quieren más» —remarca Kurzel—. «Me dije que sería interesante cambiar el enfoque y, tras larga reflexión, observar a esos dos personajes cómo tratan de llenar un vacío, el cual proviene de un sufrimiento u otra cosa».

Y sigue: «Macbeth es una especie de soldado abandonado, que sufre un trauma. Damos a entender que Lady Macbeth y él han perdido a un ser querido. Por ello, la profecía y la intención de matar al rey asumen una resonancia distinta, y ello permite a esos dos personajes, en tanto que pareja, avanzar y girar página».

MICHAEL FASSBENDER - MACBETH

Michael Fassbender es actor y productor. En 2007, destaca encarnando a  Stelios en '300', de Zack Snyder, a lo que sigue 'Fish Tank', de Andrea Arnold; 'Malditos bastardos', de Quentin Tarantino; y 'Hunger', de Steve McQueen, que le valió el Premio British Independent Film. Conoció el éxito atronador con 'X-Men: Primera generación', de Matthew Vaughn, en el papel de Erik Lehnsherr, más conocido por Magneto, que retomará en 'X-Men: Días del futuro pasado' de Bryan Singer. Luego le vemos en 'Prometheus', de Ridley Scott; y en 'Un método peligroso', de David Cronenberg, donde da vida a Carl Jung. En 2013, se le nomina al Oscar, a los Globos de Oro, y al Premio BAFTA por '12 años de esclavitud', de Steve McQueen, lo que significó la tercera vez que el actor rodaba con el director, tras 'Hunger' (2008) y 'Shame' (2011), por la que fue nominado a los Globos de Oro y al Premio BAFTA. Igualmente interviene en 'Jane Eyre', de Cary Fukunaga; 'Indomable', de Steven Soderbergh ; 'El consejero', de Ridley Scott y Reaparece en 'Slow West', de John Mclean. Además, ha producido el cortometraje 'Pitch Black Heist', de Mclean, galardonado con el Premio BAFTA y desarrolla varios proyectos para la sociedad DMC.

MARION COTILLARD - LADY MACBETH

Actriz ganadora del Oscar, Marion Cotillard destaca por sus papeles audaces, donde por sistema se arriesga peligrosamente. Pronto debutará en el teatro neoyorquino con 'JOAN OF ARC AT THE STAKE', en el New York Philharmonic del Lincoln Center. Bajo la dirección de Côme de Bellescize, el espectáculo reúne a Éric Génovèse como Hermano Dominique, y a Christian Gonon como narrador, además de la soprano Simone Osborne, la mezzo-soprano Faith Sherman, el tenor Thomas Blondelle, y el barítono Steven Humes.

Ha vuelto a trabajar con Kurzel y Fassbender en la adaptación de 'Assassin’s Creed'. Protagonista en 'Dos días, una noche', de los hermanos Dardenne, por la que fue nominada al Oscar: interpreta a una madre que descubre que sus compañeros prefieren que ella pierda su empleo a que ellos renuncien a su prima. Es protagonista de 'De óxido y hueso', de Jacques Audiard, con Matthias Schoenaerts, Bouli Lanners y Céline Sallette, donde es una adiestradora de orcas que pierde las piernas en un terrible accidente. Obtuvo elogios de la crítica y nominaciones al Premio BAFTA, a los Globos de Oro, al César, a los premios de la Screen Actors Guild, y a los Premios Critics’ Choice.

En 2008, gracias a su alucinante interpretación como Édith Piaf en La vida en rosa, devino la segunda francesa con Oscar, el primero para el cine francés. El crítico del New York Times, Stephen Holden, escribió entonces: «La actriz resulta totalmente habitada por su personaje, en cuerpo y alma». Ese papel le valió también un Premio BAFTA, un Globo de Oro, y un César, además de dos nominaciones a los Premios Screen Actors Guild y a los Premios Critics’ Choice. Asimismo, fue nombrada mejor actriz por la Asociación de Críticos de Cine de Los Ángeles y el Círculo de críticos cinematográficos de Londres. También se la ha visto en la saga 'Taxi', escrita por Luc Besson; 'Quiéreme si te atreves', de Yann Samuell; 'Big Fish,' de Tim Burton; 'Largo domingo de noviazgo', de Jean-Pierre Jeunet, por la que logró su primer César al mejor papel secundario; 'Un buen año', de Ridley Scott; 'Enemigos públicos', de Michael Mann; y 'Nine', de Rob Marshall, que le valieron nominaciones a los Globos de Oro y a los Premios Critics’ Choice.

Entre su filmografía, cabe citar 'Orígen', de Christopher Nolan; 'Midnight in Paris,' de Woody Allen; 'Contagio', de Steven Soderbergh; 'El caballero oscuro: La leyenda renace', de Christopher Nolan; 'Pequeñas mentiras sin importancia', y 'Lazos de sangre', ambas de Guillaume Canet; y 'El sueño de Ellis', de James Gray, que le valió una nominación a los Premios Independent Spirit.

En 2010, fue investida con la Orden de las Artes y Las Letras por su contribución a la cultura francesa. Nacida en París, estudió arte dramático en el Conservatorio de Arte Dramático de Orleans.

JUSTIN KURZEL - DIRECTOR

Reputado decorador de teatro en Australia, 'Justin Kurzel' ha prestado siempre atención a la estética de los espectáculos que dirige. Su film de fin de estudios, 'Blue Tongue', fue seleccionado en muchos festivales, como en la Semana de la Crítica de Cannes, Nueva York, y Melbourne, donde se hizo con el premio al mejor cortometraje. Rubrica su primer largometraje, 'Snowtown', que logra el premio del público en el Festival de Adelaida. La cinta se presenta en una quincena de festivales de todo el mundo, como en Toronto y en la Semana de la Crítica.

Asimismo, Kurzel es realizador de publicidad y de clips. Su campaña para el movimiento global The Earth Hour le ha significado el Premio Titanium en el Festival Cannes Lions, y el spot que realizó para el Consejo Británico devino el Premio de Bronce igualmente en el Cannes Lions. Resultó recompensado por sus clips para los singles “Pulse”, de The Mess Hall; y “Keep Walking”, del mismo grupo.

Recientemente, ha adaptado una selección de relatos de Tim Winton, “The Turning”. Actualmente se halla en la preparación de la película 'Assassin’s Creed', adaptación al cine del conocido videojuego, nuevamente protagonizada Michael Fassbender y Marion Cotillard.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada