Connected - La dictadura de la juventud - cortometraje protagonizado por Pamela Anderson



Cada día millones de anuncios de cremas rejuvenecedoras invaden las televisiones, banners, y carteles publicitarios. La sociedad dice a las mujeres una y otra vez que hay que evitar las arrugas, la falta de firmeza, las canas, y cualquier signo de envejecimiento resulta deplorable. No sólo de cara a “gustar” al mundo masculino, sino entre el sexo femenino propiamente existe una auto sumisión y dictadura de la juventud muy difícil de ignorar, que ciertamente la sociedad ha impuesto, sobre todo en el ámbito femenino. 

En esta ocasión, y llevado a la pantalla a través del cortometraje ‘Connected’, Pamela Anderson, icono sexual y femenino de las ultimas décadas encarna a la mujer por la que pasa el inevitable tiempo, y toma conciencia de lo que esto supone. El mito erótico más deseado de los ’90 muestra la presión a la que son sometidas las mujeres que van adentrándose en la madurez.

Jackie (Pamela Anderson) es una mujer obsesionada con los cuidados personales y los podcasts de superación personal (que es la voz de Jane Fonda), que decide adentrarse en un spa experimental donde le aseguran mejorar su mente, cuerpo y alma. Guiada en este lugar por Luna (Dree Hemingway), Jackie tendrá que renunciar a todo para sentirse “conectada” consigo misma, con su futuro y con el equivocado sentido de la perfección que antes tenía.

corto

El proyecto comenzó cuando el director Luke Gilford conoció a Pamela Anderson por primera vez.
Luke, según comenta, tras haber experimentado con otros proyectos de índole más futurista y experimental, quería en esta ocasión hacer algo más terrenal, de temas y preocupaciones más humanas, y no tan fantasioso ni puramente estético.

Pamela Anderson es el símbolo sexual de mi generación. Incluso antes de la adolescencia recuerdo los carteles de ella pegados en las paredes de mi dormitorio. Tanto hombres como mujeres pueden recordar al instante la imagen aquella corriendo por la playa con un traje de baño rojo, y hoy en día Pamela sigue siendo uno de los emblemas más representativos de América en todo el mundo”. Luke Gilford ha querido ahondar con este cortometraje en cómo una figura mundialmente reconocida por su aspecto físico y su componente “sexual”, principal atracción de esa persona, ha de encajar perder precisamente eso, la pérdida de la imagen que se tenía de ella, por el paso del tiempo. Se adentra en el profundo mundo de la introspección y transformación a la que nos hemos de someter inevitablemente con el paso de los años. 

Para mí Pamela es también un arquetipo de la cultura de California, que está unido con la superficialidad, la juventud y la belleza y a la vez con la búsqueda existencial e introspectiva, la autoayuda, el bienestar y la rehabilitación. Estas dos polaridades conducen a un cierto tipo de alienación que quería explorar: la alienación y el vacío de la belleza y la objetivación de sí mismo, y la búsqueda constante de algo profundo y más auténtico”.

El director ha querido mostrar una situación vital con la que resulta difícil no identificarse. Una búsqueda de uno mismo, y de la fuerza en un momento de vulnerabilidad, una cultura basada en la búsqueda de la belleza y la juventud, a la vez que una cultura del bienestar y el cuidado.  

corto cortometraje

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada