Snowden - la película de Oliver Stone - Edward Snowden un hombre en guerra con su conciencia.



Del tres veces ganador del Oscar Oliver Stone, la película SNOWDEN, presentada estos días en la 64 edición del Festival de San Sebastián en la Sección Oficial fuera de concurso, es una mirada personal sobre una de las figuras más controvertidas del siglo XXI, el hombre responsable de lo que ha sido descrito como el mayor atentado con- tra la seguridad en la historia del NSA de EE.UU. El estreno de SNOWDEN tendrá lugar en España el próximo 14 de octubre.

En 2013, Edward Snowden (Joseph Gordon-Levitt) deja silenciosamente su trabajo en la NSA y vuela a Hong Kong para reunirse con los periodistas Glenn Greenwald (Zachary Quinto) y Ewen MacAskill (Tom Wilkinson), y la cineasta Laura Poitras (Melissa Leo) para revelar los enormes programas de vigilancia cibernética del gobierno de Estados Unidos. Un contratista de seguridad con conocimientos de programación asombrosos, Ed, ha descubierto que una montaña virtual de datos está siendo recogida de todas las formas de comunicación digital, no sólo de gobiernos y grupos terroristas extranjeros, sino también de ciudadanos estadounidenses.

Desilusionado con su trabajo, Snowden reúne meticulosamente miles de documentos secretos que ponen en evidencia el alcance total de los abusos. Dejando a su novia de toda la vida Lindsay Mills (Shailene Woodley) atrás, Edward encuentra el valor para actuar de acuerdo con sus principios. Snowden abre la puerta a la historia no contada de Edward Snowden, el examen de las fuerzas que convirtieron a un joven conservador y patriota deseoso de servir a su país en un delator histórico, y plantea preguntas provocadoras sobre las libertades de las que estamos dispuestos a prescindir para que nuestro gobierno nos proteja.

Snowden está protagonizada por Joseph Gordon-Levitt (Origen, El caballero oscuro: La leyenda renace), Shailene Woodley (Saga Divergente, Bajo la misma estrella), Zachary Quinto (Heroes, Star Trek), Melissa Leo (The Fighter, Frozen River), Tom Wilkinson (Batman Begins, Michael Clayton), Rhys Ifans (The Amazing Spider-Man, Notting Hill), Timothy Olyphant (Justified, La jungla 4.0), Nicolas Cage (Leaving Las Vegas, La Búsqueda), Scott Eastwood (Gran Torino, Corazones de acero) y Joely Richardson (Nip / Tuck, Millenium)

SNOWDEN - La pelicula de Oliver Stone - poster España
En aclamadas películas tan diversas como 'Platoon', 'JFK', 'Asesinos natos' y 'Wall Street', Oliver Stone ha dedicado su carrera a la cartografía de los momentos clave en la cultura americana. Desde la Guerra de Vietnam a la tragedia del 11-S, ha abordado con valentía temas controvertidos en películas que son a la vez muy personales y absolutamente universales. La historia de Edward Snowden estaba hecha a medida de su firme visión y su habilidad para exponer la hipocresía en las altas esferas.

Hasta que hizo sus revelaciones trascendentales, Edward Snowden estuvo a todos los efectos comprometido con el apoyo al gobierno de Estados Unidos. Después de crecer en una familia dedicada a la administración pública, se alistó en el ejército, con el objetivo de formar parte de las fuerzas especiales y combatir en la guerra de Irak. Un trágico accidente en un entrenamiento puso fin a su carrera y llevó a Snowden hacia una carrera en la CIA, y más tarde en la NSA.

Stone se preguntó qué podía añadir sobre el tema que no se hubiese dicho ya. Ya había un documental del viaje de Snowden, así como varios libros. “Decidí que quería explorar lo que estaba pasando en la mente de Ed,” dice. “¿Qué le hizo hacerlo público? ¿Conocía las respercusiones personales que tendría? “

El productor desde hace mucho tiempo de Stone, Moritz Borman, había sido abordado por Anatoly Kucherena, abogado ruso de Edward Snowden. Kucherena había escrito 'Time of the octopus', un libro sobre la historia y quería hablar con Stone sobre la adaptación de su novela en película. Después de algunas conversaciones iniciales con el abogado, Stone voló a Moscú, donde terminó reuniéndose con el propio Snowden. “No estaba seguro al principio si íbamos a hacer una versión ficticia de su vida o no”, explica Stone. “Todavía estábamos buscando la estructura. Al hablar con él y aprender un poco más, empecé a ver un patrón y una forma de hacerlo.”

Los realizadores decidieron basarse en el libro de Kucherena y en “The Snowden files”, otra mirada del corresponsal de The Guardian, Lucas Har- ding, sobre las revelaciones de Snowden. Con la cooperación de Snowden, Stone se puso a trabajar en el guion junto a Kieran Fitzgerald, un joven escritor con talento que había colaborado en la película de Tommy Lee Jones, 'Deuda de honor' y que había colaborado anteriormente con Stone en una adaptación de la novela de Stuart Cohen, 'The army of the republic'.

Para Fitzgerald, trabajar con Stone ha sido una experiencia memorable: “Oliver es una de las personas más sinceramente apasionadas que conozco”, dice. “Es triste que no haya más directores como él dispuestos a sacudir conciencias. En una época de apatía, me siento privilegiado por haber trabajado con él.”

Fitzgerald estaba en Berlín trabajando en un capitulo piloto de HBO sobre el mundo del hacktivismo. Ya se había reunido con la documentalista Laura Poitras, el periodista Jacob Appelbaum y otros que habían ayudado a Snowden. “Fue un momento muy propicio”, dice el guionista. “Me pareció que era posiblemente la historia más importante que alguna vez iba a escribir, así que dije que sí inmediatamente. Una semana más tarde estaba en Moscú sentado con Edward Snowden.”

SNOWDEN - La pelicula de Oliver Stone con Joseph Gordon-Levitt

Quizás no sea sorprendente que Snowden fuera inicialmente cauteloso con los realizadores. “Él no estaba buscando cómo hacer negocio,” dice Stone. “Era más su abogado que estaba buscando una película para apoyar esta causa y sentía que iba a ser la persona adecuada. Fue un proceso largo, interminable. Fue tenso porque Glenn Greenwald, a quien admiramos mucho, también había escrito un libro, pero era más una extensión legal. Estábamos interesados en un drama.”

Stone y Fitzgerald trataron de hacer la película más precisa hasta la fecha sobre el funcionamiento interno de la NSA, consultando a expertos y asesores técnicos, así como a los famosos denunciantes de la NSA Wi-lliam Binney y Thomas Drake. “Era muy importante para mí y para Oliver no simplificar las palabras de Snowden”, dice Fitzgerald. “Queríamos que el público sintiera la credibilidad en las conversaciones entre Ed y sus colegas y superiores.”

Fitzgerald aprendió todo lo que pudo sobre los programas de la NSA, y contrastó con Snowden para asegurarse de que no había errores. Él recono- ce que escribir sobre una organización tan secreta como la NSA hace difí- cil a veces la confirmación de datos. “¿Quién va a ser capaz de documentar lo que sucede dentro de la NSA? Pero hay una gran cantidad de información interna para que incluso la gente de NSA se sienta identificada.”

Para Fitzgerald, el corazón de la historia de Snowden es su transformación de hijo obediente que sigue la tradición militar de su familia a hombre que cometió lo que muchos han definido como “el más grande acto de traición en la historia de EE.UU.”, por lo tuvo que abandonar su carrera y le puso en contra de las instituciones que juró proteger. “Es como una tragedia griega”, dice Fitzgerald. “Todos sabemos lo que hizo. ¿La cuestión es cómo y por qué?”

Stone y Fitzgerald llegaron a la conclusión de que la relación de Snowden con su novia, Lindsay Mills, era la clave para entender al misterioso hombre en el centro de la polémica. “Hay que entender esta relación básica para comprender realmente a Ed,” dice Stone, “La prensa pasa por alto lo mucho que le importa. Ella le mantiene con los pies en la tierra.”

Fitzgerald está totalmente de acuerdo, diciendo: “Ella era la persona en quien confió más que nadie, y estuvo allí durante 10 años, donde su transformación se llevó a cabo. Le vemos cambiar a través de sus interacciones con Lindsay “.

Stone y Fitzgerald tardaron un año en completar el guion. “Oliver me dijo: Kieran, escribí 'El expreso de medianoche' en seis semanas y gané un Oscar. ¡Espero que pase lo mismo!”

Para complicar las cosas estaba el hecho de que se trataba de una historia en curso, con mucho seguimiento. “Esta era una noticia fresca sobre una persona real”, dice Stone. “Hubo toda esa controversia, algunas personas diciendo que debería ser ahorcado, mientras que otros querían darle un Premio Nobel. Buscaba una historia que reflejara la realidad de la situación actual. Decidimos que el núcleo duro tendría sus secuencias en Hong Kong, donde se reunió con Laura Poitras, Glenn Greenwald y Ewan MacAskill durante junio de 2013. Podríamos haber contado toda la película con esa escena. La dividimos en seis o siete escenas, la construcción de la liberación de la información.” Nadie en esa habitación de hotel estaba seguro de si la CIA vendría estallando la puerta en cualquier momento, por lo que las sesiones son desgarradoras. “Había tanto en juego”, dice Stone. “Ellos estaban en peligro desde el primer momento. Ed no sabía si la CIA tenía idea de que había salido de la NSA. Había tensión continua. Hemos querido no excedernos, para no desdibujar la historia total.”
Cuando tuvieron el proyecto, Stone y Fitzgerald volvieron a Rusia para mostrárselo a Snowden y recibió su bendición, después de unas correcciones técnicas.



La historia se centra en la evolución personal y política de Edward Snowden, según dice Stone. “Hay un parecido con 'Nacido el cuatro de julio', en ese Ron Kovic, un chico de Long Island que creía en la guerra de Vietnam y fue allí a luchar. Totalmente desilusionado regresó a los Estados Unidos como uno de los manifestantes contra la guerra. Finalmente, fue alabado como un héroe. No sé si habrá un resultado similar para el Sr. Snowden. Es mucho más difícil debido a la ley de espionaje y la gravedad de los cargos presentados contra él.”

La película retrocede desde la habitación del hotel a los momentos clave en la vida de Snowden, a partir de un accidente que tuvo en un entrenamiento

“Quería ser de las fuerzas especiales, pero se rompió las dos piernas”, dice el realizador. “Luego se unió a la CIA y comenzó a progresar. Era un patriota que creía completamente en la guerra de Irak. Él, como muchos estadounidenses en ese momento, creía que estábamos haciendo lo correcto”.

Los autores reconocen que se han tomado alguna licencia creativa con los acontecimientos en la historia, tanto por razones éticas como artísticas, pero sienten que se han mantenido fieles al espíritu del viaje de Snowden. “No puedo decir exactamente lo que Ed nos contó, tiene que seguir siendo, por desgracia, un misterio. Creo que la solución será que algún día Ed escriba un libro”.

Al preguntarle cómo se siente en última instancia sobre Edward Snowden, Kieran Fitzgerald dice que el país es muy afortunado porque fuera Snowden el que filtró los documentos. “Se toma los deberes de un ciudadano estadounidense en serio y le pide a todos los demás tomarse en serio su deber cívico. Si te importaba en la década de 1970 cuando se reveló que la CIA estaba leyendo nuestro correo, debe ser una preocupación el correo electrónico actual también”.

La producción volvió a Moscú para completar el rodaje con una escena final que tendrá a la gente hablando de ella mucho tiempo. “Acabar con esa escena fue la mayor alegría”, dice Stone. “Habíamos hecho una película que importaba, una que es tensa en base a su realidad.”

Aún así, el realizador es pragmático sobre cuánto impacto puede tener su trabajo. “No vamos a reformar nada”, dice. “Lo que se puede lograr con una película es necesariamente limitado y no estoy persiguiendo ser activista. Sólo estoy tratando de hacer lo que le guste a mi conciencia y me apasione”.

EDWARD Y LINDSAY: LO REALMENTE IMPORTANTE

Por mucho que la naturaleza explosiva de la historia de su vida pudiera haber sido el cuerpo de la obra de Stone, Edward Snowden es un personaje diferente a cualquiera que el realizador ha llevado a la pantalla anteriormente. Dice Fitzgerald: “Ed tiene la voz suave, es metódico y poco dado al drama.”

El director reconoce fácilmente que escribir una película sobre un programador infórmatico fue raro para él. “Él no es un macho alfa y eso es diferente para mí. Así que hice de la chica el eslabón fuerte.”

Entender la decisión de Snowden significa comprender su relación con Lindsay Mills. Para interpretar a la pareja, Stone eligió a dos de los jóvenes actores más aclamados de la actualidad. Joseph Gordon-Levitt fue siempre la primera opción para ser Edward Snowden. “Me gusta leer algunos de los blogs de Joe y pensaba que era muy fuerte políticamente”, dice el director. “Él expresó un interés genuino y me lo llevé a Moscu para conocer al Sr. Snowden. Joe, Kieran y Ed son todos de la misma generación y los tres encajaron rapidamente. Joe admira profundamente a Ed y eso se nota en su actuación.”

Los dos tienen una similaridad clave en la opinión de Stone. “Joe incluso se parece un poco a él”, observa el director. “Da la impresión de ser tranquilo y brillante, como un tipo que podría pasar horas escribiendo códigos. No ha forzado su expresión demasiado. Creo que funciona bien y es crucial para la historia. Él esta genial en la película.”

Gordon-Levitt reconoce ser fan de Stone desde hace tiempo y de inmediato se interesó en el proyecto, a pesar de que no sabía mucho sobre Snowden. “Creo que es emocionante cuando una película puede hacer que me sienta más inspirado por participar en la democracia”, dice el actor. “Las películas de Oliver hacen por eso más que cualquiera de otro cineasta de nuestro tiempo. En su obra, Oliver ha hecho un trabajo fantástico para demostrar lo que le gusta de los Estados Unidos de América. Él se preocupa mucho. En realidad no hay otro director que trasmita ese interés con tanta audacia y eso es realmente lo que esta historia necesitaba.”

El actor se lanzó a investigar el papel, leyendo tanto de Snowden como pudo y observándolo en vídeo para tratar de capturar sus peculiaridades. “Empecé a respetar lo que ha hecho”, dice Gordon-Levitt. “Es una historia fascinante y un personaje muy interesante para interpretar. Hay una parte de esta historia que es muy personal, de un ser humano que acepta sus propias creencias y reune el valor para hacer algo que va contra la corriente.”

Gordon-Levitt ha llegado a creer que los medios de comunicación han presentado al público una imagen incompleta y, finalmente, inexacta de Edward Snowden. “Las noticias parecen cada vez más un espectáculo”, dice. “Están tratando de cautivar al público; Tienen su promotor, que quieren mantenerte feliz; quieren tener buenas calificaciones. También quieren tener buenas relaciones con la gente que dirige Washington, por lo que no pueden hacer nada demasiado arriesgado. Si nos fijamos en la forma en que los medios estadounidenses han contado la historia de Edward Snowden, realmente solo hay una version, ya sea viendo la Fox, la CNN o MSNBC.”

Stone está de acuerdo y señala que Snowden fue un exitoso analista de la NSA durante una década. “Era mucho más respetado que de la forma en que los medios lo retratan. La impresión que se ha creado de que él era apenas un recopilador de inteligencia en un departamento gigantesco es irreal. Tenía accesos y privilegios especiales porque era muy bueno en lo que hacía. Él construyó programas que fueron altamente valorados en el interior de la NSA.”

Sobre la película, Gordon-Levitt asegura que presenta un retrato más completo de un hombre en guerra con su conciencia. “En lugar de demonizar a Edward Snowden, estamos tratando de entender por qué hizo lo que hizo. Es una gran historia muy fácil de ver como un drama convincente. Se logra una comprensión más profunda de Ed.”

El Snowden que descubrió es un hombre entregado a su país, dice el actor. “Cuando se rompió las piernas en el entrenamiento militar, tenía que encontrar una forma diferente de servir. Su carrera en inteligencia le lleva por todo el mundo en empleos bien remunerados, pero se encuentra con tácticas que ve preocupantes. Estas agencias de inteligencia están rompiendo algunos de los principios más fundamentales que él cree que nuestro país representa. El gobierno está violando la Constitución al tratar de luchar contra el terrorismo con los sistemas de vigilancia de masas. Lo que está pasando va en contra de sus principios básicos. Se aleja de una vida muy satisfactoria con el fin de hacer lo que cree que es correcto. Me parece increíblemente valiente.”

Los cargos contra Snowden tienen una pena pronunciada, de los que el ex analista de inteligencia era consciente. “Él ha arriesgado todo su futuro”, dice Gordon-Levitt. “Si tuviera que volver a los Estados Unidos en este momento, sería acusado bajo la Ley de Espionaje, lo que significa un juicio secreto, sin jurado. Ni siquiera llegaría a exponer su caso. Y podrían imponerle la pena de muerte “.

SNOWDEN - Joseph Gordon-Levitt y Shailene Woodley

Pero alejarse de su relación con su novia de toda la vida Lindsay Mills era uno de los más grandes sacrificios de Snowden, dice Gordon-Levitt. “No es simplemente una historia de amor. Ella juega un papel importante en su progresión. Ella tiene una perspectiva diferente de la vida. Ella es artista y él es ingeniero. Su instinto es cuestionar la autoridad. Se convierte en alguien dispuesto a hacer preguntas difíciles a causa de su relación con ella.”

Como Mills, Stone seleccionó a Shailene Woodley, protagonista de la exitosa Saga 'Divergente' y la aclamada 'Bajo la misma estrella'. Woodley impresionó al director al escribir una carta diciéndole lo importante que la película era para ella y detallando su admiración por Snowden. “Shailene fue una sorpresa”, dice Stone. “Su conexión con la historia fue realmente emocionante. Su calendario puso las cosas difíciles porque tuvo que interrumpir el rodaje para trabajar en otra película, pero valió la pena el esfuerzo extra. Otorga una tremenda humanidad al papel. Joe, como Ed, es un hombre trabajador y concienzudo. Ella era el alma de la fiesta y él el hombre más torpe en la sala.”

Gordon-Levitt no tiene nada más que elogios para su compañera de reparto. “Estoy muy feliz por que Shailene hiciera este papel”, dice. “Ella es una gran actriz y una persona cálida e inteligente. Eso es una parte crucial de esta historia. Ella trae una especie de espíritu rebelde que viene de un lugar lleno de amor y positividad.”

En el guion original de Stone y Fitzgerald, el papel de Mills era más periférico, pero más tarde llegaron a entender lo importante que era para la evolución de Snowden. “Los medios de comunicación siempre la han retratado un poco como una rubia tonta”, dice Stone. “Ella era muy joven y quería ver el mundo. Era buena fotógrafa y estaba trabajando en su carrera. Mientras todo esto sucedía, ella siempre estaba en las redes sociales. Ed le hace consciente de que ser tan pública, está haciéndoles vulnerables.”

Woodley ya estaba bastante familiarizada con la historia de Snowden. “Cuando me enteré de que Oliver Stone estaba haciendo un trabajo sobre él, me emocioné mucho”, dice ella. “Las acciones de Edward Snowden me afectaron profundamente. Me pasaba horas leyendo sobre ello. Desde mi perspectiva, Oliver Stone es la única persona que podría hacer justicia a esta historia. Él es un cineasta valiente que siempre está interesado en contar la otra cara de cualquier historia. No hay muchos realizadores tan valientes como él.”

Aunque Woodley no pudo conocerla antes de hacer la película, fue capaz de aprender mucho sobre ella a través de su cuenta de Twitter. “Fui hacia tras en el tiempo,” dice ella. “He leído cada tuit para hacerme una idea de su personalidad. Es la primera vez que he interpretado a una persona real. Oliver quería que fuera muy específica sobre ciertos detalles de la vida de Lindsay.”

Mills y su reservado novio se conocieron cuando ambos tenian 20 años. “Me hizo reir esta historia”, dice la actriz. “Lindsay es un vaso medio lleno. Ella lleva el aire y la ligereza de su vida y él la lleva hacia abajo a la tierra. Esa podría ser la razón por la que su relación floreció. Ella también ve como su vida profesional se deteriora lentamente”, dice Woodley. “Él no está ahí para ella tanto como ella puede que necesite o desee. Cuando llegan a Hawai, ella comienza a reconocer que él guarda un montón de secretos “.

La película tiene el potencial para añadir una nueva dimensión a la visión pública sobre los actos de Snowden. “No tomamos una postura sobre si Edward Snowden fue un héroe o no, pero independientemente de si estas de acuerdo con lo que hizo, te hace temer que si tu pantalla de ordena- dor portátil está abierta, alguien puede estar vigilándote. ¿No es ese incentivo suficiente para al menos lucha por tu propia intimidad?”

Snowden cuenta una historia mundial con grandes personajes, giros inesperados y una visión fascinante de la cultura de la inteligencia como en los libros de John le Carré. Stone completa el reparto con actores aclamados incluyendo a Zachary Quinto como el periodista Glenn Greenwald; la ganadora del Oscar Melissa Leo como la documentalista Laura Poitras; el nominado al Oscar Tom Wilkinson como el periodista Ewen MacAskill; Timothy Olyphant como agente de la CIA y Rhys Ifans como agente de inteligencia de alto nivel. El ganador del Oscar Nicolas Cage, interpreta a un experto en informática marginado en la NSA, inspirado por Thomas Drake y William Binney.

Olyphant habla por todo el elenco, cuando dice: “Trabajar con Oliver Stone nunca es aburrido. Él tiene una energía tremenda, impredecible, que es siempre sorprendente y estimulante.”

EL MUNDO DE SNOWDEN

Como corresponde a una historia con tal impacto global, Snowden tuvo reparto y equipo en numerosos lugares de todo el mundo. Los realizadores comenzaron en Munich, y luego volaron a Washington DC para las escenas frente a la Casa Blanca. Siguieron en Hawaii, Hong Kong y Moscú antes de ir a Alemania. “En Hong Kong, el Hotel Mira, que es el verdadero hotel donde Snowden estuvo encerrado tres semanas, nos dio permiso para rodar”, dice Stone. “Tomamos las perspectivas correctas, y luego construimos el interior de la habitación en Munich.”

El diseñador de producción Mark Tildesley logró transformar lugares poco usuales en conjuntos distintivos. Una oficina de correos abandonada y los pasillos del Estadio de los Juegos Olímpicos de Munich se convirtieron en la sede de la NSA de Hawai. Encontró un bosque a varias horas fuera de la ciudad que tenía el aspecto de Fort Benning, Georgia.

“Tuvimos que construir un mundo”, dice Stone. “No se cómo Mark lo consiguió. Caminábamos por una habitación en algún lugar de Munich y me decía: “Bueno, esta habitación es terrible, ¡pero mira que techo!’ Creo que el diseñador de producción tiene el trabajo más duro en una película. Concebir la película desde el papel antes de que ocurra cualquier otra cosa.”

SNOWDEN - Joseph Gordon-Levitt

Snowden será el primer largometraje de ficción de Oliver Stone filmado en su totalidad con cámaras digitales. El director de fotografía británico Anthony Dod Mantle es conocido por sus colaboraciones con el pionero Lars Von Trier, así como por películas de gran impacto visual de Ron Howard y de Danny Boyle.

“Tenía miedo de lo digital”, admite Stone. “Siempre he preferido trabajar en película y utilizar digital sólo cuando fuera necesario. Anthony ama lo digital, por lo que funcionó bien. Es un cámara maravillosa. Es divertido trabajar con él y siempre está abierto a la experimentación.”

Mantle utiliza una amplia variedad de cámaras y formatos en Snowden, además de la estándar de la industria, la Alexa ST. Trabajó con todo, desde los Leica especialmente adaptados para ajustarse a objetivos de focal fija a las mismas cámaras de mochila que usó en Rush. La relación del cineasta con ARRI dio el acceso a Stone a un nuevo prototipo 6k que la empresa ha diseñado como el equivalente digital de una cámara de película de 65 mm.

La principal preocupación de Stone estaba en caer en un mundo lleno de ordenadores y no cinematográfico.

El plan era fundamental para mantener las cosas simples sin sacrificar la autenticidad, de acuerdo con Stone y mediante el diseño de una variedad de diferentes ángulos, primeros planos y coloración única para ayudar a mantener las escenas en movimiento. La intensidad adicional dada por la cámara de ultraalta resolución de 65 mm marca la diferencia, dice el director.

La producción se enfrentó a una preocupación que la mayoría de los realizadores no tienen. La historia del hacker final podría ser un imán para otros piratas informáticos de todo tipo, tanto de dentro y fuera del gobierno. El productor Eric Kopeloff, que ha colaborado con Stone en varias películas, dice que no tiene ninguna duda de que la NSA estaba observando. “Haces este tipo de películas y te miran por encima del hombro, pero no se puede vivir en el miedo.”

La seguridad y el cifrado se convirtieron en preocupaciones fundamentales para la producción. “Hemos tomado medidas extraordinarias”, dice Stone. “Cerramos el sistema. Nunca fuimos en línea con nada. Tuvimos entregas en mano. Y tuvimos una cierta cantidad de cifrado. Si un actor necesiatba leer el guión, era en una pantalla en un momento determinado en un lugar determinado.”

Los datos se crearon en un entorno tan analógico como fue posible. “Espero que la NSA no venga ahora a por mí,” dice Stone. “Realmente creo que nos dejarán en paz. Creo que se hace de una manera que es humana y no demasiado ofensiva.”

La historia de Edward Snowden está lejos de terminar, reconoce el director. “Él está trabajando en un programa de reforma constitucional que se ocupa de temas de Internet. Tiene una cuenta de Twitter y habla continuamente. ¿Se le puede dar un juicio justo en Estados Unidos? Lo dudo, dados los cargos que Obama y el Departamento de Justicia han formulado contra él bajo la Ley de Espionaje. Pero es peligroso para nuestro país.”

Kopeloff dice. “¿Qué pasa si te dicen: Le quitaré la Primera Enmienda de sus Derechos, realmente no necesita la libertad de expresión, ya que no tiene nada que decir en este momento? Eso no es aceptable. Eso no es América. Todos queremos estar a salvo, pero no se debe entrar en la vida de las personas a través de sus correo electrónicos, textos y discos duros. Esto no trata del ahora. Se trata de dónde puede llegar en el futuro.”

Stone no se hace ilusiones sobre cómo cambiar el mundo con su película. “Mi objetivo aquí era simplemente contar una historia sólida, dramática. Tal vez algunas personas no van a conseguirlo. Somos un país al que le gustan las películas de acción y violencia. No hay disparos o persecuciones, pero llama la atención sobre el verdadero Edward Snowden, que es aún joven y sigue luchando. Los EE.UU. tienen derecho a la defensa, pero la diferencia entre el uso de ese derecho y abusar de él es enorme. Y estoy de acuerdo con eso totalmente. La pregunta es, ¿hasta qué punto vas a aceptar ciertas cosas cuando las consideras un abuso?”

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada