h3 Crystal Fighters - Everything is my family - Conectar con el universo bailando

Crystal Fighters - Everything is my family - Conectar con el universo bailando


Crystal Fighters estuvieron en España el pasado mes de diciembre dando una gira de 6 conciertos por ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia para presentar su nuevo disco 'Everything is my family', publicado el pasado 21 de octubre de 2016 por PIAS y al que pertenece 'Good Girls', el único videoclip del nuevo álbum que la banda de londinense ha publicado hasta la fecha.

Formada en 2007 en Londres, Crystal Fighters está compuesto por Sebastian Pringle (guitarra y vocalista), Gilbert Vierich (guitarras, percusión, sintetizadores y txalaparta) y Graham Dickson (txalaparta y guitarra), acompañados con las voces de Mimi Borelli y Laure Stockley. La banda toma su nombre por una ópera incompleta compuesta por el abuelo de Laure Stockley durante sus últimos meses de vida. Laure encontró por casualidad el manuscrito mientras limpiaba la solitaria casa del anciano en mitad del campo del País Vasco. Fueron cautivados por la música y la mitología vasca y formaron la banda en un intento de expandir el espíritu salvaje y trastornado de los escritos del abuelo.

Crystal Fighters - Everythong is my family - portada disco
Crystal Fighters es una banda que aprende de las tradiciones más antiguas de la humanidad para hacer música que suena como el futuro. El trío principal del cantante Sebastian 'Bast' Pringle, el guitarrista y txalaparta (instrumento de percusión tradicional del País Vasco) Graham Dickson y el multiinstrumentalista Gilbert Vierich han pasado los últimos tres años atravesando el planeta, reconectándose con la naturaleza y aprendiendo a tocar instrumentos olvidados. Crystal Fighters han regresado con este nuevo disco 'Everything Is My Family', que encarna su extática lujuria por la vida y, como Bast dice, "es más dancefloor, más psicodélico, más tropical, más rave, más sol, más casi todo" que cualquier cosa que han hecho antes.  Crystal Fighters han creado un álbum muy bailable con el poder de reconectarnos con la verdad del mundo que nos rodea.

Desde el lanzamiento del aclamado segundo álbum 'Cave Rave' en 2013, Bast ha pasado tiempo viviendo en el País Vasco, Las Islas Canarias y Centroamérica - una grabación en conversación con hombres sabios tropicales en Costa Rica abre el álbum - y dice que su tiempo lejos del zumbido abrumador de la civilización moderna le ha dado una nueva perspectiva.

"Son esa clase de grandes lugares en los que puedes realizar felizmente la mayor parte de tu existencia exterior", explica. "Parecía que estábamos viviendo la visión que teníamos sobre 'Cave Rave;' Siguiendo ese ancestral deseo de unirse con la naturaleza y con nuestros semejantes sin las distracciones de las numerosas pantallas y las invenciones que consumen toda la sociedad moderna. A menudo pasaba el tiempo sólo tocando una guitarra alrededor de un fuego, aprendiendo himnos nigerianos o canciones populares brasileñas o mantras sánscritos. Cuando escuchas esa música, realmente puedes sentir el poder y la sabiduría mística de esas tradiciones. Cantando y tocando canciones que han sido transmitidas generación tras generación durante miles de años, te sientes de alguna manera muy en el momento pero también con este increíble sentimiento de conexión a esta vasta psique colectiva que ha creído en estas poderosas cosas durante tanto tiempo ".

Mientras tanto, su compañero de banda Graham vivió "en una montaña" en Maine antes de viajar al Perú en una búsqueda de su otro yo provocada por la vida moderna. Él dice que el tiempo que cada uno dedicó individualmente a explorar el mundo les ha ayudado a aceptar algunos de los trajicos altibajos que la banda ha experimentado, como la muerte de la batería Andrea Marongiu en septiembre de 2014.


"No queremos detenernos en nada, pero somos conscientes del hecho de que han ocurrido muchas cosas que nos han inspirado de diferentes maneras", dice Graham. "Estamos muy contentos de estar de vuelta, de estar vivos y de celebrar todo esto. En el último álbum, nos hicimos muchas preguntas sobre la existencia y otras cosas. Esta vez pienso que simplemente es más sobre nosotros dándonos cuenta de que muchas de las respuestas que estábamos buscando pueden estar fuera de nuestro control. Las canciones en 'Everything is my family', son menos acerca de las preguntas, y más acerca de los momentos en los que no había nada más que hacer que rendirse a la experiencia. Haciendo música que instintivamente parece coincidir con esos momentos, que permanecen para siempre en una canción, eso es de lo que estábamos tratando de hacer. También estamos volviendo a conectar con ese amor por contar historias y las formas de expresar el increíble misterio de la vida ".

Esas canciones incluyen 'All Night', que Gilbert describe como la canción del álbum, que más puede recordar a la gente la música que la banda ha hecho antes, porque "trae positividad y emoción" y fue escrita en la casa de la banda adoptada en el País Vasco, donde se grabaron elementos de sus dos primeros álbumes.

Otra gran melodía del disco es 'Good Girls', que Bast dice que es una "historia clásica sobre una chica que resulta no amarte tanto como pensabas. Nos encanta la canción, y nos encanta el ambiente de la misma. Es un número atrevido, escrito originalmente sentado alrededor de un fuego en una playa en la costa sur del Reino Unido. " La canción viene acompañada de un videoclip que nos muestra una nueva realidad distópica que busca responder a la pregunta ¿dónde están todas las buenas chicas que no te romperán el corazón? Las gafas de realidad virtual tienen algo que ver con ello.

Sin embargo, profundiza en el nuevo álbum y pronto descubrirás que Crystal Fighters está empujando más allá de los límites en áreas espirituales que ni ellos ni nadie más ha explorado verdaderamente antes. La nueva pista épica 'The Moondog' es un ejemplo.

"Eso fue escrito en un sueño o un estado astral", explica Graham. "Esta mujer vino a mí cuando yo estaba en Perú y me hizo el coro. Es una canción de amor. Un "moondog" es cuando con la presión atmosférica correcta, un anillo perfectamente simétrico se forma alrededor de la luna. Eso había ocurrido la noche anterior, así que pensé en esta historia acerca de alguien mirando un moondog  y las estrellas y luego accidentalmente haciendo "tapping" en la frecuencia de la resonancia de una estrella distante y ser transportado allí por el amor.


En otra parte del disco, la banda ha explorado nuevos géneros y sonidos sin perder su esencia Crystal Fighters. "Nos hemos abierto a otros géneros de música que no habiamos tocado en los dos últimos álbumes", dice Gilbert. "Tenemos nuevos tonos de guitarra, nuevos sonidos de sintetizadores, hemos estado escuchando todo, desde minimal techno hasta cumbia, break house y disco, así que nuestros oídos se han desarrollado en esos términos".

"Un montón de canciones, como 'Ways I Can not Tell' y 'Fly East' fueron escritas específicamente para el concierto en directo", dice Graham.

"Escribimos canciones que nos hacen querer bailar alrededor del estudio", añade Bast. "Creemos que si nos hace bailar, probablemente hará que la gente también quiera bailar".

"Ya sea cantando alrededor del fuego o construyendo un fuego, hay ciertas cosas que en el mundo moderno no tenemos que hacer y sin embargo esas cosas eran parte integral de nuestra supervivencia como especie humana", explica Bast. "Viviendo en la naturaleza, te das cuenta de lo importante que es ser capaz de recoger los trozos de madera derecha y mantener a la familia caliente por la noche - aunque, obviamente, por lo general teníamos un encendedor! Hay una analogía allí para el tipo de música que estamos haciendo en este momento - tratando de aprovechar estas tecnologías antiguas, como la música, como el fuego, para reunir a la gente, mientras usamos instrumentos modernos para construir algo relevante y potencialmente transformador para las personas que viven en los días locos en los que vivimos hoy ".
Crystal Fighters

No hay comentarios :

Publicar un comentario