h3 120 PULSACIONES POR MINUTO - Los activistas de Act Up-Paris y la dramática realidad del SIDA a principios de los 90

120 PULSACIONES POR MINUTO - Los activistas de Act Up-Paris y la dramática realidad del SIDA a principios de los 90


120 PULSACIONES POR MINUTO, el drama romántico que retrata la lucha de los activistas de Act Up-Paris para visibilizar -frente a la apatía general- la dramática realidad del SIDA a principios de los 90, se estrenará en España el próximo 1 de diciembre. La película llega avalada con el Gran Premio del Jurado, el Premio FIPRESCI y la Queer Palm en el pasado Festival de Cannes 2017 y por ser una de las tres finalistas a los Premios LUX del Parlamento Europeo.

120 PULSACIONES POR MINUTO - Poster españaLa nueva película de Robin Campillo (director de 'Les Revenants' y guionista de toda una Palma de Oro como fue 'La Clase') está protagonizada por Nahuel Pérez Biscayart (Todos están muertos), Arnaud Valois y Adèle Haenel (La chica desconocida).

París, principios de los años 90. Un grupo de jóvenes activistas intenta generar conciencia sobre el SIDA. Un nuevo miembro del grupo, Nathan, se quedará sorprendido ante la radicalidad y energía de Sean, que gasta su último aliento en la lucha.

ROBIN CAMPILLO - DIRECTOR

Robin Campillo (Marruecos, 1962) es un director, guionista y editor francés. Es conocido por su trabajo como director en películas como 'La resurrección de los muertos' (2004), 'Eastern Boys' (2013) y 120 PULSACIONES POR MINUTO (Gran Premio del Jurado en el Festival de Cannes 2017).

Ha participado en otras muchas películas como guionista, entre la que destaca 'La clase', película co-escrita junto a Laurent Cantet, cuyo trabajo le valió para ganar el premio César en la categoría de Mejor Adaptación, así como la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

REPARTO

Nahuel Pérez Biscayart (Sean)
Nacido en Argentina, Nahuel Pérez Biscayart se matriculó en la escuela Fine Arts de Buenos Aires antes de participar en talleres de actuación. Rápidamente le llegaron sus primeros papeles en el teatro, además de aparecer en películas tanto en cine como en televisión. En 2008, con solo 21 años, ganó el premio Rolex, que le valió para dar el salto a Nueva York.

Tras su vuelta a Argentina, protagonizó 'La sangre brota' (Pablo Fendrik) y en Francia, 'Lo profundo del bosque' (Benoît Jacquot), cuya premier mundial tuvo lugar en el festival de Lorcano en 2010. Con su papel en 'Je suis à toi' (David Lambert) ganó el premio a mejor actor en el Festival Internacional Karlovy Vary, y en 2014 protagonizó junto a Elena Anaya 'Todos están muertos', la opera prima de Beatriz Sanchís.

En 2017, regresó con fuerza al cine francés, desempeñando el papel principal en la película de Albert Dupontel 'Au revoir là-haut', además de interpretar a Sean en 120 PULSACIONES POR MINUTO dirigida por Robert Campillo.

Arnaud Valois (Nathan)
Arnaud estudió en el Cours Florent antes de que le llegara en 2006 su primer papel cinematográfico en 'Selon Charlie', película de Nicole Garcia. Dos años después, apareció en la película 'La Cliente' (Cliente) de Josiane Balasko y 'La chica del tren' dirigida por André Téchiné.

Adéle Haenel (Sophie)
Adèle Haenel empezó su carrera artística a los 12 años en la película 'Los diablos' (Les diables) de Christophe Ruggia antes de ser nominada en 2008 al César a la Mejor Actriz Revelación por su interpretación en 'Naissance des pieuvres' (Céline Sciamma).

En 2014 ganaría su primer Premio César a Mejor Actriz Secundaria gracias a la película 'Suzanne' de Katell Quillvere, y en 2015 obtuvo el César a Mejor Actriz por su papel en 'Les combattants' de Thomas Cailley.

Otras películas en las que aparece son 'Les Ogres' de Léa Fehrer y 'La chica desconocida' de los hermanos Dardenne , y actualmente acaba de terminar de filmar la película de Pierre Salvadori 'Remise de peine' que será estrenada el próximo año.

120 PULSACIONES POR MINUTO

ACT UP- PARÍS

Act-up París fue creado el 26 de Junio de 1989 aprovechando la marcha del orgullo gay que se celebraba y en la que 15 activistas representaron el primer ”die-in”, protesta consistente en simular cuerpos muertos sobre la calzada.

En sus camisetas se podía ver el lema: “Silence=Death” (Silencio=Muerte) y el triángulo rosa- distintivo impuesto sobre los hombres homosexuales deportados en la Segunda Guerra Mundial, aunque dado la vuelta con el punto hacia arriba- que expresaba su determinación a imponer una dura oposición a la epidemia que acabó con la vida de miles de homosexuales. En ese momento Act-Up París nació, replicando el modelo de su homónimo Act-up New York, fundado en 1987.

Los orígenes del Act-up surgen del resentimiento hacia el establishments médico, político y religioso cuya pasividad y prejuicios fueron y continúan siendo la fuente de este desastre humano. La misma ira es la que conduce a aquellos quienes fueron obligados a luchar contra el silencio y hacerse así mismos visibles. Por tanto, el punto era hacer a los enfermos visibles, hacer la enfermedad visible y no permitir más que las instituciones decidieran su destino. Esto es Act Up-Paris: No más figuras borrosas, no más testimonios anónimos, no más representaciones desencarnadas. Como el Act-up New York, el Act Up-Paris aglutina a todas aquellas voces de los afectados por el VIH positivo, usando una poderosa cultura visual, utilizando eslóganes precisos e imágenes simbólicas en eventos con gran difusión.

No hay comentarios :

Publicar un comentario