h3 EL FUNDADOR - La historia de MCDONALD’S - La ambición de un hombre visionario, se apropió una idea y el mundo se la comió

EL FUNDADOR - La historia de MCDONALD’S - La ambición de un hombre visionario, se apropió una idea y el mundo se la comió


La película EL FUNDADOR cuenta la verdadera historia de cómo Ray Kroc (Michael Keaton) conoció en 1950 a los hermanos Mac y Dick McDonald, quienes llevaban una hamburguesería en San Bernardino, al sur de California. Impresionado por la velocidad de su sistema de cocina, Kroc visualizó el potencial de la franquicia y hábilmente se fue posicionando para crear el que es, a día de hoy, el conocido y multimillonario imperio de comida rápida. EL FUNDADOR se estrenará a los cines españoles el próximo 10 de marzo.

Un espléndido Michael Keaton (Birdman, Spotlight, Batman), interpreta al inconformista Ray Kroc, mientras Nick Offerman (Parks and Recreation, Fargo (serie) y John Carroll Lynch (Jackie), encarnan a Dick y Mac, los innovadores hermanos McDonald. El reparto lo completan Laura Dern (Jurassic Park), en el papel de la primera mujer de Ray Kroc y Linda Cardellini (Vengadores: La era de Ultrón), en el de la mujer de uno de los primeros franquiciados. Completan el reparto Patrick Wilson en el papel de Rollie Smith, el propietario del restaurante de Minnesota y franquiciado de McDonald, y B.J. Novak en el papel de Harry Sonneborn, el genio financiero cuyas innovaciones comerciales permitieron a Kroc arrebatar el control de McDonald’s a los dos hermanos.

La dirección de El Fundador corre a cargo de John Lee Hancock (Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible), y está basada en un guión original de Robert Siegel (El luchador). Una producción de Aaron Ryder, de FilmNation y Don Handfield, de The Combine.

Tras la cámara, un equipo de talentos, habituales colaboradores de Hancock:  el director de fotografía nominado a los Óscar John Schwartzman (Jurassic World, Al encuentro de Mr. Banks), el diseñador de producción Michael Corenblith (Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible), el diseñador de vestuario Daniel Orlandi (Jurassic World, Al encuentro de Mr. Banks) y el montador Robert Frazen (Sobran las palabras, Synecdoche, New York).

LA HISTORIA DE EL FUNDADOR

EL FUNDADOR - cartel peliculaCorre el año 1954.  Marilyn Monroe acaba de casarse con Joe DiMaggio; Elvis Presley graba “That’s All Right” y “Blue Moon of Kentucky” para Sun Studio en Memphis; el productor Walt Disney está acabando la construcción de su parque temático en Anaheim, California, y muchos jóvenes se compran una casa en la comunidad de Levittown. En un país en pleno boom económico tras la guerra, un Ray Kroc de 52 años es vendedor ambulante de Multimixer, una batidora de restaurantes de carretera muy popular en los EE.UU. de posguerra.

Mientras, su atenta mujer Ethel (Laura Dern “Jurassic Park”), guarda el fuerte en su casa de Chicago. Lleva años apoyándole, pero su inestable vida de emprendedor y sus castillos en el aire están a punto de agotar su paciencia.

El encargo de seis Multimixers desde un restaurante de San Bernardino (California) llama la atención de Ray Kroc. ¿Quién podría necesitar hacer 30 batidos a la vez? Para descubrirlo, viajó hasta California donde se encontró con Dick y a Mac McDonald, dos hermanos que regentaban un famoso puesto de hamburguesas. Durante esta visita descubre un concepto radical -cocina de producción en cadena, un menú escaso pero de calidad- con potencial para triunfar a lo largo de todo el país, de costa a costa, en cada ciudad, como si de iglesias o juzgados se tratase.

Antes de su carrera como restauradores, los hermanos McDonald habían trabajado en Hollywood conduciendo camiones de Columbia Pictures durante la gran depresión. Pero descubrieron los beneficios potenciales de la restauración y abrieron un puesto de perritos calientes en Arcadia. Aquel fue el germen del primer McDonald’s.

Este puesto evolucionó en busca de la eficiencia, pasando de un amplio menú de 27 productos a otro que se centraba en los más exitosos: hamburguesas, patatas fritas y refrescos. Trabajaron también en el Speedee Service System, donde la preparación de los alimentos se convirtió en un baile sincronizado de velocidad y eficiencia.

Los hermanos McDonald contrataron a Ray como agente comercial. Al ver el diseño exterior con los singulares arcos diseñados por Dick McDonald, Kroc insistió en que cada franquicia contara con ellos. Los arcos dorados se convirtieron en un símbolo tan reconocible y extendido como una botella de coca-cola o una lata de sopa Campbell.

Ray volvió a Chicago y cerró contratos de apertura de decenas de franquicias de McDonald’s. En poco tiempo, abrió 13 restaurantes en el Medio Oeste, con grandes planes de expansión.

Tras años de duro trabajo, a pesar de que las operaciones comerciales van bien, Ray tiene grandes presiones económicas por su minúscula porción de beneficios. Esto, junto a las frustrantes restricciones de los hermanos, limitaban constantemente el desarrollo de su visión de expansión global.

Es entonces cuando Ray conoce a Harry Sonneborn, un lince financiero que le da un gran consejo: si ve McDonald’s como un negocio inmobiliario, podrá cortar lazos con los hermanos McDonald y obtener beneficios, más allá de sus sueños más descabellados. La clave está en comprar terrenos para las futuras franquicias de McDonald’s y alquilárselos a los franquiciados. Así los hermanos McDonald quedarían fuera de la ecuación, ya que sus derechos se limitan al interior de los restaurantes, y él obtendría ingresos de forma regular.

Ray puso la astuta idea de Harry en marcha, ganando una millonada en beneficios. En 1961 Ray compró la participación de los hermanos en McDonald’s, pasando a ser dueño, presidente y director general de la corporación que con el tiempo le convertiría en leyenda.

EL FUNDADOR - pelicula

¿QUIÉN DIJO MCDONALD’S? - DEL GUIÓN A LA PANTALLA

Para el productor Don Handfield, -también socio del actor-productor Jeremy Renner en la productora The Combine, Los Ángeles- el germen de EL FUNDADOR  fue la canción “Boom, Like That”, de Mark Knopfler, basada en la reflexión del guitarrista y cantante de los Dire Straits tras leer la autobiografía de Ray Kroc.

Handfield cuenta que se leyó todo los libros y artículos que encontró sobre Ray Kroc. “Esta historia era tan fascinante como la de las nuevas empresas de Silicon Valley: dos hermanos que crearon algo y aparece un tipo que lo catapulta a otro nivel. Esta historia contaba con todos esos matices y maquinaciones.”

Handfield continuó investigando sobre Ray Kroc y los hermanos McDonald, dando forma al argumento de su película. Según Handfield, Ray Kroc y los hermanos McDonald representan dos formas de capitalismo. “Los hermanos McDonald representan el capitalismo sostenible, en plan: nuestro producto va a ser genial, dejaremos una huella mínima, cuidaremos de sus empleados, etc.: eso podría llamarse capitalismo sostenible. Por otro lado, Ray Kroc es el típico que si le dejaran en la jungla talaría cada árbol para llevarse el maletín con la pasta”.  El centro de interés para Handfield radicaba en que dos emprendedores idealistas se encontraban con un emprendedor despiadado e imparable en su camino hacia el éxito. Aun así, Handfield admite que admira a Ray Kroc, un hombre que con 52 años aún tenía el ánimo y la energía para hacer lo que fuese para construir un imperio.

Tras años con esta historia, Handfield encontró una entrevista a Dick McDonald, el propietario de un pequeño motel en Massachusetts. Se puso en contacto con él y le contó que quería hacer una película sobre la familia McDonald. Finalmente localizó a Jason French, nieto de Dick McDonald, quien dijo que llevaba 50 años esperando a que alguien quisiera contar su historia. A Handfield le sorprendió que, siendo un símbolo tan distintivo de la historia estadounidense, ningún periodista ni productor de cine les hubiese contactado aún.

La familia McDonald compartió con Handfield material privado de la familia McDonald, que incluía cartas entre los hermanos y Ray Kroc, fotografías archivadas, diseños y maquetas y grabaciones de conversaciones entre ellos. “Eso fue muy valioso para crear la historia”, relata Handfield. “El argumento no iba a ser el de una película sobre la comida rápida. Para mí, siempre fue sobre el capitalismo”.

“Es increíble para nuestra familia que se cuente esta historia, que saque a la luz cómo ocurrió todo y cómo se creó McDonald’s”, dice Jason French. Su abuelo y su tío abuelo fueron grandes innovadores. Crearon procesos que se aplicarían de ahí en adelante, y que sentarían precedente en los restaurantes de comida rápida.

Una década después de que Handfield escuchase aquella letra de Mark Knopfler, I’m going to San Bernardino ring-a-ding-ding / Milkshake mixers that’s my thing now / These guys bought a heap 'o my stuff / And I gotta see a good thing shooting up now, el productor por fin había conseguido los derechos cinematográficos de la historia de la familia McDonald.

Handfield junto a su productor asociado Jeremy Renner presentó el proyecto al Co-Director de Producción en FilmNation Entertainment, Aaron Ryder quien dijo “Es una película sobre Estados Unidos y sobre el capitalismo. Sobre la búsqueda y la erosión de la integridad, sobre la determinación al éxito. Es una historia que representa el sueño americano: se puede triunfar con pocas probabilidades, si se tiene fuerza de voluntad.”

En 2013, Handfield contactó con el guionista Robert Siegel, que acababa de escribir 'El Luchador', y cuya sensibilidad podría trazar la transformación de Ray Kroc, de un humilde vendedor al presidente de un imperio mundial de la comida rápida.

“Me gusta escribir sobre las grandes historias estadounidenses”, proclama el guionista, también conocido por escribir y dirigir la nominada a los Spirit Award 'Big Fan', con Patton Oswalt. “Y la génesis de McDonald’s encaja a la perfección: la cultura automovilística, los años 50, el ascenso de los suburbios, la comida rápida, el capitalismo y la codicia. Es una historia épica, y nunca antes contada. Es el nacimiento de la comida rápida, que reverbera en cómo comemos hoy, y dónde, y con quién”.  Siegel reaccionó inmediatamente al personaje, en el que vio un gran potencial. Según dijo, “Ray Kroc es una figura enorme, complicada, polarizadora, que va más allá de su vida y que hizo lo que hiciese falta para abrirse camino”. Armado con cientos de páginas de investigación sobre Ray Kroc y McDonald’s, el escritor también exploró el panorama general del Estados Unidos de los años 50. “La posguerra estaba en sus inicios”, dice Siegel. “Todo lo que importaba era el rock and roll, la cultura de los coches, la juventud y los restaurantes de carretera. Y entonces aparece este hombre, un adelantado a su tiempo. En el tiempo de Elvis Presley, Ray era un Bing Crosby”. A pesar de ser un pez fuera del agua en esa época, Siegel puntualiza que Ray Kroc llegaría a ser un precursor de la cultura de los 50, y de los 60, de los 70 y más allá.

EL FUNDADOR - Michael Keaton

A Siegel, el origen de la historia de Ray Kroc y de McDonald’s le recordaba a otro titán empresarial, Mark Zuckerberg, y los comienzos problemáticos de la red social Facebook, como representaba la película La Red Social de David Fincher. “Tiendo a sentirme atraído por la oscuridad”, comenta Siegel. “Me gustan los personajes oscuros, complejos, problemáticos. Y cuando comencé a charlar con Don [Handfield], ambos veíamos las cosas de una forma muy parecida cuando hablábamos de construir el retrato de este tipo que trascendió a su tiempo, que cambió Estados Unidos y el mundo y que dejó tras de sí una estela de ruina y daños humanos”. Para esbozar su guión, Siegel también buscó inspiración en películas como Pozos de ambición, Ciudadano Kane y Tucker: un hombre y su sueño, y en libros como Robert Moses: el maestro constructor de Nueva York, de Robert A. Caro: todos retratan a disidentes titanes empresariales.

Para Siegel, el momento decisivo de la historia que le movilizó a escribir fue cuando Ray Kroc echó el ojo a McDonald’s. Ray Kroc siempre había querido ser un comerciante de éxito y cuando conoció a los hermanos McDonald se dio cuenta de que era su oportunidad “Es la redención por toda una vida solitaria y miserable en la carretera trabajando como vendedor”, comenta Siegel.   Añade que uno de los aspectos más admirables del emprendedor era que cada vez que caía, se levantaba.

El título de la película, El Fundador, para los cineastas, tiene su ironía. “Ray no fue el fundador de McDonald’s”, asevera Don Handfield. “Él no creó el Speedee System, ni el restaurante. Pero sin Ray Kroc, McDonald’s no sería la marca global que es hoy

Cuando sintieron que el guión estaba listo para salir en pantalla, los productores se asociaron con el escritor, director y productor John Lee Hancock para que dirigiese la película. Un artista multidisciplinar que ha dirigido varias películas aclamadas por la crítica como los dramas El Novato y Un sueño posible, o Al encuentro de Mr. Banks, con Tom Hanks en el papel del empresario-cineasta Walt Disney.

Con el fin de ofrecer al público una película entretenida con magníficos personajes, los profesionales que hay detrás de El Fundador también creen que la historia de Ray Kroc y los hermanos McDonald servirá para humanizar un poco a la omnipresente cadena de comida rápida. “Ahora, cada vez que paso delante de un McDonald’s ya no veo la multinacional: veo a dos hermanos que se querían y que querían hacer comida de buena calidad, de forma rápida y que las familias pudieran pagar”.  Handfield apunta que la película no pretende vilipendiar a Ray Kroc o glorificar a los hermanos McDonald. “Creo que la mitad de los espectadores saldrán diciendo: “Ray Kroc es un héroe americano”, y la otra mitad saldrán diciendo: “Oye, los hermanos McDonald eran héroes americanos””, especula. “Y creo que eso es bueno. Creo que Ray Kroc a veces actuó llevado por la desesperación y el miedo. No quería fracasar, quería triunfar como fuese. Y me da la sensación que hemos hecho de esa idea nuestro credo nacional: se trata de triunfar cueste lo que cueste”.

EL REPARTO DE EL FUNDADOR

Según recuerda el productor y director de FilmNation Aaron Ryder, él, John Lee Hancock y su colega de FilmNation, el productor ejecutivo Glen Basner, estaban una noche de copas en un bar (“donde se toman todas las grandes decisiones”) hablando del reparto. “Les dije: John, deberías irte a casa y escribir en un papel el nombre de cinco actores que según tú podrían hacer de Ray Kroc, y después no pensarlo durante unos días”, recuerda. “Y después volver a coger ese papel y rodear dos nombres. Y eso hizo, y el primero al que rodeó fue a Michael Keaton. Ni siquiera recuerdo cuál era el segundo nombre porque el papel era perfecto para Keaton”.

Michael Keaton acababa de hacer Birdman y había ganado el Globo de Oro al Mejor Actor. Más o menos al mismo tiempo, el productor Don Handfield también había visto la portada de la revista Entertainment Weekly en la que aparecía una foto de Keaton en blanco y negro e inmediatamente pensó: “¡Es Ray Kroc!”. Lo recuerda así: “Se parecían como dos gotas de agua. Keaton es un actor magnífico, y ha hecho papeles tan distintos que sería un sueño que protagonizase nuestra película. Es ese tipo de actor que encarna a la perfección el sueño americano”.

Según Michael Keaton, en cuanto aceptó el personaje de Ray Kroc inmediatamente todo se puso en su sitio. “En cuanto oí hablar del proyecto y comencé a leer el guion, lo primero que pensé fue: ¿por qué nadie ha contado esta historia antes?” “Es una historia clásica, capitalista, muy americana. Y todos tenemos algo que ver con McDonald’s, aunque luego como adulto pienses lo que sea. Es una conexión que viene de la infancia. No se trata sólo de hamburguesas, McDonald’s supuso el mayor cambio que ha habido en la cultura popular y la comida rápida. La cosa no va sólo de hamburguesas; ahí residía la esencia de Estados Unidos, y luego lo cambió todo”.

EL FUNDADOR - pelicula fotograma

Escoger los intérpretes de Dick y Mac McDonald, llevó bastante tiempo a Aaron Ryder “Estoy muy orgulloso de los actores que interpretan a los hermanos McDonald”, eran perfectos juntos (…) Colocamos sus fotos al lado de las de los hermanos McDonald y pensamos que se parecían mucho, además de ser divertidos y buenos actores”.

El actor y humorista Nick Offerman (Parks and Recreation) interpreta a Richard “Dick” McDonald, el más joven y creativo de los hermanos. Entre otras innovaciones, e inspirándose en la arquitectura de posguerra, Dick diseñó los míticos arcos dorados de la cadena para que su restaurante destacase a ojos de los viandantes, y así creó uno de los diseños más icónicos en el ámbito de los restaurantes.  “Los hermanos McDonald son el Henry Ford de la comida rápida”. Offerman tuvo que afeitarse su icónico bigote de Parks and Recreation. Añade: “Sólo con ver su corte de pelo y las gafas y el traje que se ponía para trabajar en un restaurante me dice mucho de su forma de pensar respecto a su negocio”. Al actor siempre le fascinó la verdadera historia que había detrás de la comida rápida “Ray Kroc lo deja claro en la película cuando les dice a los hermanos: Habrá muchos imitadores que intenten hacer lo mismo que vosotros, pero en realidad lo que interesa a la gente es el nombre de McDonald’s, la sensación de tener algo genuinamente americano”. Offerman sostiene que cuando los McDonald abrieron su primer restaurante en el San Bernardino de los 40, la nueva Legislación New Deal del presidente Roosevelt acababa de entrar en vigor y los estadounidenses pensaban que merecían tener lo que quisieran y rápido. “Debíamos tener nuestra comida, nuestros coches, nuestros trabajos y nuestros bienes de forma más rápida y automatizada”, dice Offerman. “Y Kroc lo vio. Se olió lo que venía e invirtió en ello”.

El prolífico actor John Carroll Lynch, cuyo primer gran papel fue el de Norm Gunderson en Fargo, (hermanos Coen) y que ha aparecido en varias series, interpreta al hermano mayor de Dick, Maurice “Mac” McDonald. Durante su primera reunión en San Bernardino con Ray Kroc, Mac McDonald cuenta con todo lujo de detalles a su futuro socio cómo comenzaron Dick y él. La escena, que se rodó en un restaurante italiano de Atlanta el primer día de rodaje de John Carroll, consistía en un monólogo de Lynch de cinco páginas. “Había una clave en esta película”, dice Lynch, “y era la velocidad. La velocidad era importante tanto para la franquicia como para la película. La película necesita moverse, y en este largo monólogo ves el crecimiento del concepto de su restaurante que tenían los hermanos McDonald desde que comenzaron a trabajar en el mundo de la restauración hasta que desarrollaron el Speedee System. Es una especie de Historia 2.0 de McDonald’s”.

Aunque Dick y Mac McDonald son los verdaderos creadores del restaurante, históricamente se reconoce a Ray Kroc como su fundador, algo que Lynch atribuye al empeño de Ray en dominar el negocio. Lynch dice “El punto de vista de los hermanos McDonald’s respecto del capitalismo tiene que ver con la excelencia y la eficacia, y creo que también era el de Ray Kroc, sólo que Ray añade la palabra “dominio”. Así, la cosa pasa de la excelencia a la eficencia y la dominancia.”

EL FUNDADOR - pelicula - laura Dern

Laura Dern (Parque Jurásico, Alma Salvaje), dos veces nominada a los Óscar, interpreta a Ethel Kroc, la que durante 39 años fue mujer de Ray Kroc y con quien vivió y sufrió sus aventuras empresariales. El productor Don Handfield comenta que “Laura humaniza a sus personajes y haciendo posible la empatía a pesar de sus defectos”. Dern conoció al director John Lee Hancock en la producción de Un mundo perfecto.

Le atrajo interpretar a una mujer casada con un hombre obsesivo, resuelto, emprendedor, pero que tiene a la vez una sed obsesiva por el éxito.  “Cuando conocemos a Ray y a Ethel, su matrimonio se encuentra ya en un momento crítico. En su autobiografía, Kroc habla de su matrimonio como una lucha a lo ópera de Wagner. Ray no ha tenido el éxito que lleva toda la vida buscando”, reflexiona Dern, “y aunque Ethel ella está satisfecha, para él la satisfacción implica no ganar, implica quedarse indolente con esa energía”. Añade que, en ese punto de su vida, Ray necesitaba encontrar a alguien con el mismo ímpetu con él. “Cuando entras en la vida de un hombre que está empezando una carrera y sabe qué quiere conseguir, y no lo consigue en los años que pasa junto a ti, será tu culpa. Pero si esa misma mujer le hubiera conocido 15 años más tarde, habrían tenido un matrimonio estupendo”.

Linda Cardellini interpreta a Joan Smith (Mad Men, Bloodline), una despampanante pianista que toca en el asador de su marido, uno de los franquiciados de Kroc.

 “Según he leído, Joan dijo que en cuanto conoció a Ray supo que algún día se casarían”, dice Cardellini. A Joan le atrae la confianza y la visión de futuro que Ray desprende. Y aunque ambos se amaban y hablaban en secreto, no pasó nada hasta que se divorciaron y pudieron casarse. Cardellini dice que lo que atrajo a Ray de Joan fue que nada más comenzar su carrera con McDonald’s ella vio en Ray lo que Ray quería reflejar. “Compartían cierto espíritu empresarial. A ella le fascina de él su amor por la vida y su pasión por lo que hace, para bien o para mal”.

Años después de casarse con Ray, Joan Kroc se convirtió en una de las filántropas más queridas del país, con su epónima Fundación de Joan B. Kroc.

Patrick Wilson (Expediente Warren: The Conjuring) es Rollie Smith, uno de los primeros franquiciados de McDonald’s de Ray Kroc. Wilson, que ya había trabajado con e Hancock comenta que “cuando Rollie y Joan estaban casados parecían una pareja feliz. Pero cuando Ray conoce a Joan comienza una historia que duró el resto de sus vidas.” “Se sabe mucho de Joan por lo que llegó a ser y su contribución al imperio McDonald’s, pero nadie sabe nada de Rollie”. Explica Aaron Ryder, “fue nuestra idea de que Joan Kroc deja a ese tío por Ray. ¡Y no es poco! A este tipo joven, dinámico, guapo es a quien dejan por un vendedor de batidoras cincuentón”.

El genio financiero que asesoró a Ray Kroc para franquiciar la nueva cadena de restaurantes, Harry Sonneborn, es interpretado por B.J. Novak (The Newsroom, The Office). Novak, conocido por películas como The Amazing Spider Man 2 o Malditos Bastardos, de Quentin Tarantino, trabajó con Hancock en 2013 en Al encuentro de Mr. Banks. Sonneborn está en un banco cuando escucha a Ray Kroc en apuros al no poder conseguir un préstamo, así que decide salir afuera con él y presentarle un plan de negocio alternativo. “McDonald’s no tenía por qué ser sólo una hamburguesería”, dice Novak. “Podría también ser una empresa de bienes inmuebles. (…) Y esa idea era muy innovadora en la década de 1950”. Novak añade que Sonneborn, que llegaría a ser el presidente de McDonald’s, era alguien muy introvertido que se centró en los números. “Ray es Main Street, mientras que Harry es Wall Street”.

Justin Randell Brooke interpreta a Fred Turner, un joven avispado que trabajaba en la cocina de un McDonald’s durante los primeros años, y al que Ray Kroc ascendió a lo largo de los años hasta que llegó a ser su mano derecha y el Vicepresidente de Operaciones responsable de todas las franquicias. Finalmente, en la década de los 70, Fred Turner llegó a ser Director General de McDonald’s.

¡BUSCA LOS ARCOS DORADOS! – FOTOGRAFÍA Y DISEÑO

John Lee Hancock dirige El Fundador con un equipo de colaboradores frecuentes con los que ya ha trabajado en películas como Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible y El novato. Esta máquina de talentos incluye al director de fotografía John Schwartzman, al diseñador de producción Michael Corenblith y al diseñador de vestuario Daniel Orlandi.

Para el director de fotografía John Schwartzman, esta es su tercera colaboración con John Lee Hancock tras El novato y Al encuentro de Mr. Banks. Hancock envió el guión a Schwartzman cuando éste trabajaba en Jurassic World, y la historia le impactó inmediatamente. “Nuestro enfoque fue optar por composiciones sólidas y un enfoque medido en cuanto al movimiento de la cámara”. Para la estética de El Fundador, Schwartzman tuvo infinidad de insiraciones, desde cuadros de Edward Hopper, hasta el legendario trabajo del cineasta Gordon Willis en Klute (1971), de Alan Pakula. En esta película, el espacio y la iluminación dramática se utilizan para subrayar el subtexto de la historia.

EL FUNDADOR - mc donald´sMichael Corenblith, el diseñador de producción de la película, es conocido por ser un detallista meticuloso que infunde ese afán a todo el departamento de arte. Dos veces nominado al Oscar, Corenblith colabora frecuentemente con su paisano de Texas, John Lee Hancock: diseñó los decorados de las películas Al encuentro de Mr. Banks, Un sueño posible, y El Álamo. “En cuanto a la temática”, comenta Corenblith, “fue significativa la gran distinción entre pre y post Segunda Guerra América del Mundial. La forma en que la visión de Kroc para la expansión de McDonald estaba en armonía con lo que estaba ocurriendo en Levittown, el significado de la postguerra quedaría encarnado en estos símbolos e iconos. "Este tema se plasmó en un libro de bocetos y fue la plantilla para la creación de una arquitectura que reflejaría este período.”

Incluso contando con un enorme archivo gráfico como fuente de inspiración, la creación del antiguo McDonald’s de 1950, requirió una investigación especializada. El diseñador visitó en el histórico McDonald’s de Downey, en California; el tercer restaurante de la cadena y el más antiguo, todavía en funcionamiento. Inaugurado el 18 de agosto de 1953, el restaurante consta de un museo donde se puede observar una enorme cantidad de fotografías históricas.
“Tenía los planos, el manual, un montón de cosas para empezar a trabajar. Pero sobre todo tuve la suerte de estar veinte minutos en el único McDonald’s real de la época”.

Del look, del color y de que la textura del vestuario brille en el período recreado por Michael Corenblith se ha encargado el diseñador de vestuario Daniel Orlandi. (Al encuentro de Mr. Banks) Orlandi señala que la idea era dar a El Fundador un “look alejado del disfraz”. “Queríamos que resultase muy orgánico y real”. A medida que en la película se pasa de los inicios de la década de los 50 a los primeros años de los 60, la ropa va cogiendo brillo: “es más joven, más fresca, más íntegra”.

Esa cambiante gama de colores se destacó especialmente en el vestuario de Ethel Kroc y de Joan Smith. La intención era que Ethel resultase más impecable y preocupada por su atuendo, mientras que Joan debía ser una belleza natural que en realidad no presta mucha atención a lo que se pone. “Cuando Ray conoce a Joan en el bar, que es un lugar oscuro y sofisticado, no hay color en la escena hasta que él la ve pasar con un vestido rojo brillante”, comenta. “Ella es un faro de luz”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario