h3 #SEXPACT - Una alocada comedia donde 3 padres quieren impedir que sus hijas pierdan la virginidad

#SEXPACT - Una alocada comedia donde 3 padres quieren impedir que sus hijas pierdan la virginidad


Durante décadas, desde la rompedora 'Porky’s' hasta clásicos de la actualidad como 'Supersalidos' y 'American Pie', los jóvenes han visto en pantalla a personajes como ellos celebrando de la forma más obscena y sin tapujos su primera relación sexual.

Ya es hora de que las chicas tengan la oportunidad de hacer lo propio con su primera vez. KAY CANNON (guionista de la saga 'Dando la nota') debuta como directora en #SEXPACT ( titulada en Latinoamérica como 'No me las toque'), una oportuna comedia sobre el paso a la madurez inspirado en la noche de graduación, uno de los rituales con el que más identificado se siente el público. Como una de las pocas las mujeres que ha dirigido una comedia con clasificación R para un gran estudio, Cannon comparte una historia sobre ese gran momento de nuestras vidas que nadie olvida nunca.

#sexpact - pelicula - cartel EspañaCuando una madre y dos padres descubren que sus respectivas hijas han hecho un pacto para perder la virginidad la noche del baile de graduación, planean una operación secreta para impedir que las adolescentes cumplan sus propósitos. Mientras tratan de resistirse al hecho de que ya no pueden controlarlas a su antojo, este trío compartirá con sus mejores intenciones las desternillantes situaciones que acompañan el paso más importante de sus hijas en el camino a la edad adulta.

Lisa (LESLIE MANN de No hay dos sin tres, Si fuera fácil), Mitchell (JOHN CENA de Y de repente tú, Hermanísimas) y Hunter (IKE BARINHOLTZ de Malditos vecinos, Escuadrón suicida) están unidos por el destino..., o, más concretamente, por la amistad que hay entre sus hijas desde el primer día de guardería. Cuando sus inseparables hijas se convierten en jóvenes desenfrenadas, ellos pasan a ser un trío de nostálgicos camaradas que se consuelan compartiendo los momentos especiales de sus pequeñas, desde cumpleaños a idilios adolescentes y, ahora, el baile de graduación.

Ellas tienen unas personalidades tan diversas como las de sus padres: Lisa es una madre soltera y, para su hija Julie (KATHRYN NEWTON de la serie de televisión Pequeñas mentirosas), es sobre todo una amiga con la que comparte todo. El deportista y permisivo Mitchell es un dedicado padre consagrado en cuerpo y alma a criar y educar a Kayla (GERALDINE VISWANATHAN de EMO the Musical) junto con su mujer Marcie (SARAYU BLUE de la serie de televisión The Real O'Neals), y a mantenerla en el buen camino. Tras un desagradable divorcio, Hunter, de carácter ligeramente inestable, no siempre ha estado conectado con la vida con su hija Sam (GIDEON ADLON de la serie de televisión American Crime)… pero aparece en su baile de graduación con la intención de convertir la noche en una velada épica.

Tras toparse con una serie de sugerentes mensajes de texto que parecen desvelar un pacto sexual entre las jóvenes, este insospechado trío de padres une fuerzas en una misión descabellada para impedir que sus hijas cumplan lo que consideran el mayor error de su vida. Pero, en el transcurso de una salvaje noche de persecuciones en coche y todo tipo de excesos alcohólicos metiéndose donde no les llaman, comienzan a ver a sus hijas como a las jóvenes inteligentes, decididas y empoderadas en las que siempre supieron que se convertirían.

La cinta está producida por EVAN GOLDBERG, SETH ROGEN y JAMES WEAVER de Point Grey Pictures (Malditos vecinos, Juerga hasta el fin), así como por JON HURWITZ y HAYDEN SCHLOSSBERG (las entregas de Dos colgaos muy fumaos) y CHRIS FENTON (La leyenda del samurái: 47 Ronin). El guion es de los hermanos BRIAN KEHOE y JAMES KEHOE.

Cannon lidera a un destacado equipo tras las cámaras que incluye al director de fotografía RUSS ALSOBROOK (Paso de ti (Forgetting Sarah Marshall), Supersalidos), el diseñador de producción BRANDON TONNER-CONNOLLY (La gran enfermedad del amor), la montadora STACEY SCHROEDER (The Disaster Artist), la diseñadora de vestuario SARAH MAE BURTON (La gran enfermedad del amor) y el compositor MATEO MESSINA (Juno).  

NATHAN KAHANE y JOSEPH DRAKE de Good Universe (No respires, Juno) son los productores ejecutivos de la comedia junto a CHRIS COWLES (Collide) y a JOSH FAGEN, DAVE STASSEN y JONATHAN MCCOY.


Que empiece la fiesta: comienza la producción

Como guionista y productora de la aclamada serie de NBC nominada a los Emmy Rockefeller Plaza (30 Rock), Cannon se ha forjado una gran reputación en Hollywood por ser la única en crear papeles femeninos en historias de carácter cómico y patológico a partes iguales. La arquitecta de la revolucionaria saga Dando la nota ha demostrado que las comedias sobre mujeres fuertes y dinámicas pueden atraer a un gran número de fans femeninas a las taquillas.

Cuando buscaba añadir más dimensión a los personajes femeninos y la trama de Malditos vecinos 2, los veteranos socios de producción Seth Rogen, Evan Goldberg y James Weaver recurrieron a Cannon inmediatamente.

“Somos un grupo de tíos y la película iba de una hermandad femenina, así que sabíamos que necesitábamos otro punto de vista”, explica Goldberg. “Organizamos una mesa redonda de lectura con varias mujeres de la industria, y las ideas de Kay nos entusiasmaron”.

A la hora de desarrollar #SEXPACT, el equipo de productores también sintió que era fundamental buscar esa perspectiva femenina. Goldberg nos cuenta: “La versión original del guion era sobre tres padres, y uno de los mayores cambios que implementamos fue crear un personaje femenino, para que fueran dos padres y una madre. Estábamos convencidos de que esa presencia femenina debía ser un pilar del proyecto. Ese cambio nos hizo darnos cuenta de que, en vez de alguien como nosotros, necesitábamos a una directora con personalidad, como Kay Cannon, para llevar a cabo este proyecto”.

Weaver se mostró de acuerdo en que la personalidad de Cannon y su fuerte capacidad de liderazgo la convertían en la candidata perfecta. “Cuando debutas dirigiendo, acaparas mucha atención”, dice. “Kay muestra una determinación arrolladora. Es absolutamente incansable en su trabajo y sigue adelante ante cualquier desafío que se le plantee".

Cannon no es solo la primera mujer en capitanear una película de Point Grey Pictures, la productora de Rogen, Goldberg y Weaver, sino que, además, es la sexta de la historia del cine en dirigir una comedia de estudio con clasificación R.

“Llevo mucho tiempo queriendo dirigir”, nos confiesa. “Las mujeres no solemos disfrutar de oportunidades así a menudo, así que me emocionó mucho la propuesta”.

Para elegir su debut como directora, también era importante elegir una película de la que poder enorgullecerse ante su hija. “Aunque mi hija aún es muy joven, quería dirigir algo en lo que algún día se viera representada”, nos dice Cannon. “Estaba esperando una historia que mostrara a las jóvenes de un modo que no se hubiera visto antes”.
  
Durante sus primeras vacaciones en seis años, Cannon recibió el guion de #SEXPACT y se enganchó totalmente. “Le prometí a mi marido que no iba a trabajar”, admite. “Me tiré hasta las dos de la mañana leyendo el guion en el teléfono y partida de risa. Me pareció superdivertido”.

La historia también atrajo a Cannon porque no era la típica ‘comedia de sexo adolescente’. “Muestra a las chicas tomando el control de su propia sexualidad y confronta ese doble rasero social”, comparte. “De inmediato, supe que quería hacerla”.

Durante demasiado tiempo, se han rodado películas exclusivamente sobre la primera vez de los hombres. Con #SEXPACT, las chicas por fin contarán con su propia película desternillante sobre una experiencia sexual con la que es igualmente fácil identificarse. La escena en la que las protagonistas hacen su pacto sexual es una de las favoritas de Cannon, porque refleja totalmente cualquier conversación que podría escucharse en una cafetería de instituto. “Son muy gansas, vulgares y dicen todo tipo de palabrotas”, nos confiesa. “Hablan de sexo de un modo que no hemos visto hablar a unas jovencitas, al menos no en el instituto”.

Rogen es un maestro capturando estos clásicos momentos de instituto de un modo divertido y que permite al público identificarse. No obstante, escribió junto a Goldberg la exitosa comedia Supersalidos, basada en sus propias experiencias. “#SEXPACT también ofrece momentos cómicos míticos que arrancan verdaderas carcajadas”, nos cuenta.

Todo adolescente sabe lo que es tomar grandes decisiones, y #SEXPACT muestra que los padres tienen que pasar por ello dos veces: una por sí mismos y otra con sus hijos.

Para Rogen, el pacto sirve de catalizador de una historia de mucho mayor alcance. "Todos los padres tienen un conflicto emocional que tratan de resolver a través de sus hijos. La clave no es que unas chicas decidan probar el sexo, sino que sus padres pierdan el control", explica. "Sus hijas van a marcharse a la universidad, y el choque se manifiesta en unos padres tratando de impedir que sus niñas se hagan mayores".

#sexpact - pelicula - protagonistas

En un mundo en el que la presión para despedirse de la juventud es un elemento omnipresente, la película da visibilidad a lo aterrador que puede llegar a ser para los padres ver madurar a sus hijos. “Comprendes la perspectiva de las chicas y también la de sus padres, y vemos cómo enfocan la sexualidad las diferentes generaciones”, dice Goldberg. “Son las dos caras de la moneda”.

Las películas de Rogen, conocidas por encontrar el punto de equilibrio entre lo obsceno y lo que todos hemos vivido, cuentan con personajes que se preocupan verdaderamente unos por otros, y #SEXPACT no es una excepción. “Estos padres se han vuelto locos, pero quieren de verdad a sus hijas y están dispuestos a todo por protegerlas”, dice. “Ese amor incondicional es el núcleo emocional de la película”.

Uno de los personajes a los que Cannon dedicó más atención fue a Sam, que se une al pacto en parte por seguirles el juego a sus amigas y porque quiere compartir con ellas la experiencia de esa noche. “En mi propia adolescencia, nunca tuve ejemplos en películas de estudio comerciales que mostrasen a chicas en una relación real e interesante”, nos dice. “Pensando en las chicas jóvenes que vean esta película, nos parecía importante mostrar que es normal sentirse confusas y que puede haber un conflicto interno”.

Cannon espera que esta historia que explora la sexualidad desde varios ángulos anime al público de todas las edades a iniciar esa conversación que deberían haber tenido hace tiempo sobre sexo, responsabilidad y respetar las elecciones de la gente joven. En sus propias palabras: “En mi casa nunca hablé de sexo con nadie. Se suponía la abstinencia, y punto. A lo mejor no resulta cómodo ver esta película con tus padres al lado, porque hay muchos chistes verdes, pero a mí lo que me gustaría es que hiciera reír a la gente, y luego la animase a hablar. Sería un sueño hecho realidad”.

Padres desquiciados: casting de la comedia


Para el casting de los tres progenitores de #SEXPACT, Cannon y sus productores buscaban actores que no solo tuviesen tablas cómicas a la hora de improvisar, sino que fueran capaces de imprimir profundidad a la película a través de sus actuaciones. En primer lugar, los cineastas recurrieron a Leslie Mann para interpretar a Lisa, la pieza más emotiva de la película y del grupo de amigos: una madre que intenta ser moderna sin perder autoridad sobre su hija. “Leslie ha acumulado en los últimos 20 años un increíble currículum en papeles secundarios, y este proyecto era el vehículo perfecto para dejar que brillara con luz propia”, nos dice Weaver.

Curiosamente, a Mann le ofrecieron el papel de una madre que teme el momento de abandono del nido justo cuando su propia hija en la vida real acaba de emprender la vida universitaria. “Recibí la llamada para hacer la película mientras estaba dejando a mi hija mayor en la facultad, así que sentí una gran conexión con el papel”, recuerda Mann.

Para Cannon, la oferta no podría haber llegado en mejor momento. “Lisa y su relación con Julie son el corazón y el alma de la película”, nos explica. “Leslie acababa de vivir lo que era despedirse de su hija; tenía ese sentimiento muy reciente”.

Las escenas con Kathryn Newton, su hija en la gran pantalla, facilitaron la separación para Mann. “Doy gracias a Dios por haber tenido a Kathryn durante esa época”, comenta. “Tiene justo la edad de mi hija, así que estar con ella me lo puso todo un poco más fácil, porque es muy dulce y se dejaba abrazar”.

Aunque Lisa y Julie mantienen una estrecha relación madre-hija, Lisa no acaba de aceptar la idea de dejar de controlar a su pequeña. Su deseo de mantener todo tal y como está llega al extremo cuando piensa que alguien puede hacer daño.

A la actriz le emocionaba la idea de trabajar con Cannon, que mantuvo un ambiente distendido y cómodo en el set para inspirar a los actores a salirse del guion. “Kay procede del mundo de la improvisación, así que muchas veces lanzaba ideas nuevas o cambiaba las frases”, recuerda Mann. “Fue una experiencia extraordinariamente divertida”.

Para Cannon, la admiración es mutua. “Leslie tiene mucho talento cómico”, dice. “Puedes darle un chiste más o menos pasable y enseguida lo convierte en algo desternillante con su gracia natural”.

Trabajar con sus compañeros de reparto Barinholtz y Cena multiplicó las risas delante y detrás de las cámaras. “Era diversión constante con los dos”, recuerda Mann. Y añade, como guinda: “Y, además, John me dio unos cuantos consejos para trabajar con pesas”.

#sexpact - pelicula - los padres -  Leslie Mann, John Cena, Ike Barinholtz

Para interpretar a Hunter, un padre divorciado, los productores decidieron tantear al veterano actor y guionista de comedias Ike Barinholtz (Malditos vecinos, Hermanísimas), que llevaba un tiempo interesándose en el guion. “Me parecía una historia chula, que permitía identificarse fácilmente, e increíblemente divertida, pero que iba más allá de eso”, dice. “En mi opinión, fue una idea muy inteligente hacer que el personaje principal fuera una mujer y, en cuanto supe que Kay iba a dirigirla, no dudé en subirme al carro”.

A Cannon, el papel le pareció hecho a medida para Barinholtz. “Hunter es un personaje desternillante, pero también tiene un elemento más profundo y emocional”, reflexiona. “El papel le iba a Ike como un guante”.

Estos dos veteranos del circuito cómico, Barinholtz y Cannon, son amigos desde hace décadas. “Bill Clinton era presidente cuando la conocí”, nos cuenta Barinholtz, riéndose. “Hemos actuado juntos en muchos países. Confío totalmente en Kay, y le agradezco mucho que tenga fe en mí para dejar que me desmelene”.

En cuanto a su personaje, Barinholtz ve a Hunter como un hombre solitario en plena crisis. “Ha cometido muchos errores y está tratando de enderezar el curso de su vida, especialmente con su hija Sam”, nos explica. “El divorcio le asustó mucho y, cuando encima vio aparecer en escena a un padrastro modélico, Hunter se retrajo aún más. De pronto, se vio totalmente alejado de la vida de su hija”.

Hunter cree que, brindándole a Sam un baile de graduación inolvidable, con una limusina cargada de alcohol y todo, podrá empezar a sanar esa relación deteriorada. “Por eso es por lo que, al principio, intenta impedir que Lisa y Mitchell estropeen el plan de graduación de sus hijas”, explica. “En los primeros compases, es la voz de la razón, aunque algo descerebradamente. Pero cuando cree que Sam se ha unido al pacto solo por la presión de sus amigas, se lanza de cabeza a ayudar a sus camaradas”.

Cuando llegó el momento de elegir a alguien para el papel del sobreprotector y tradicional Mitchell, el equipo contactó con el conocido rostro de la WWE John Cena, que demostró su capacidad para enamorar a las cámaras en Y de repente tú y Hermanísimas, junto a Barinholtz.

“Estaba viendo los Premios ESPYS y John presentaba”, recuerda Cannon. “Tiene una vis cómica natural, y supe enseguida que él debía ser Mitchell”.

Cena se mostró con muchas ganas de aceptar un papel cómico de mayor envergadura. “Aún soy nuevo en todo esto, así que tengo una enorme fe en Kay y el reparto”, dice el actor. “La capacidad de Leslie de mostrarse vulnerable y remover tantas emociones es extraordinaria, y Ike es una máquina imparable de chistes”.

Pese a no ser padre personalmente, Cena no tuvo ningún problema en ponerse en "modo progenitor". Nos cuenta: “Me atrajo el personaje porque veo a Mitchell más como un preparador o entrenador, y he tenido a muchos entrenadores alucinantes en mi vida. Es como si Mitchell tuviera un manual de cosas propias de padres: ‘Ahora es cuando le doy a mi hija la charla motivadora y… ¡victoria!’”.

Cannon valora mucho que Cena se mostrase dispuesto a todo. “Me llamaba 'entrenadora' en el set. Si le pedía que hiciera algo, me soltaba: ‘Eso está hecho, entrenadora’”, nos relata.

Además de los muchos momentos divertidos de la película, Cena destaca el tirón emocional de la comedia. “Todos los gags y los momentos de humor físico están vinculados a escenas clave de la historia y hacen avanzar a los personajes”, nos explica. “Las chicas emprenden un viaje, y los adultos igual. Mi personaje necesita embarcarse en esta desternillante aventura como prueba de su compromiso con su hija, y para aprender a ser un padre mejor”.

A Cena también le pareció divertido rodar las escenas peligrosas. Persiguiendo desesperadamente a su hija, unos cuantos adolescentes cargan contra él en el hotel. “Me deshago de todos como si fuese Hulk, literalmente, lanzándolos por los aires. Y lanzar gente es precisamente una de mis especialidades”, dice con una sonrisa.

Las protagonistas del pacto: el casting de las chicas


Para complementar al veterano elenco de actores cómicos, los cineastas buscaban nuevos talentos y una química natural en el casting de las tres jovencitas. “Tenía que parecer que se conocían de toda la vida”, explica Cannon. “Por suerte, cuando las tres se juntaron en la semana de ensayo, lograron transmitir totalmente que llevaban siendo amigas del alma desde siempre”.

“Las tres actrices elegidas son alucinantes”, afirma con entusiasmo Goldberg. “Fue divertido para Seth y para mí ser espectadores, porque se las veía llenas de energía y pasión. Fue como volver al set de Supersalidos, donde contábamos con un montón de jóvenes actores de la misma edad aproximadamente, despuntando por primera vez”.

Para el casting de la dulce y fuerte hija de Lisa, Julie, los cineastas enseguida recurrieron a Kathryn Newton, cuya fama está subiendo como la espuma tras sus asombrosas actuaciones en Lady Bird y Tres anuncios en las afueras. “Tiene una vida perfecta y ha planeado el baile de graduación perfecto”, nos cuenta Newton de su personaje. “Está todo el rato con Snapchat y haciéndose selfies porque quiere crear recuerdos y capturar el momento. Es una sentimental”.

Newton se sintió inmediatamente atraída por el guion porque Julie siempre es la que manda en la relación con su novio Austin (GRAHAM PHILLIPS de la serie de televisión The Good Wife), sobre todo en lo referente a decisiones sobre sexo. “Se siente cómoda en su relación y segura de dar el siguiente paso”, explica la intérprete. “Se trata de una pareja joven con una relación honesta en la que se comunican con claridad. Todo surge de Julie: le dice a Austin que está lista, y él dice que también se siente preparado. Tiene gracia porque Austin es el novio perfecto, solo que Lisa no sabe verlo”.

La actriz también conectó con las motivaciones de las amigas de Julie para hacer un pacto. “Son tres amigas que lo han hecho todo juntas, y quieran que esta sea otra experiencia compartida y una historia alucinante”, explica Newton. “Van a ponerle la guinda del pastel a su paso por el instituto. ¿Por qué no hacerlo a lo grande?”.

Los productores vieron en un nuevo rostro como el de Gideon Adlon, cuyos créditos incluyen la miniserie de televisión When We Rise y la serie American Crime, la elección perfecta para interpretar a la hija de Hunter, Sam, una friki con mucha personalidad que intenta reconciliarse con su sexualidad.

#sexpact - pelicula - Kathryn Newton, Geraldine Viswanathan  y  Gideon Adlon

Eufórica, aunque también nerviosa, por interpretar su primer papel en el cine y su primer personaje cómico, la actriz se apoyó en su padre en la gran pantalla, Barinholtz, para dejarse guiar en la interpretación. "Ike me apoyó mucho”, dice. “Entre toma y toma, me decía qué tal me había visto o me animaba. Esta es mi primera película, y no podría haber deseado una experiencia mejor. Ojalá hubiera podido disfrutar de más tiempo con él”.

La trama de Sam, más profunda, también a trajo a Adlon, dada su línea de trabajo más dramática en el pasado, así como por sus vivencias en la vida real. “Sam tiene que afrontar que su padre, desaparecido de su vida, de repente haga acto de presencia en una noche tan importante”, explica la actriz. “Es divertido, pero, en cierto modo, también se siente herida. Quiere que su padre vuelva a su vida, y entiendo perfectamente ese tipo de situación”.

Además de mantener una relación compleja con su padre, Sam está lidiando en secreto con su propia sexualidad. “Es un motivo de cierto distanciamiento entre Sam y sus mejores amigas. Las tres son muy cercanas, pero ella se da cuenta de que Julie y Kayla a veces tienen un vínculo más intenso”, dice Adlon. “Es uno de los motivos por los que se une al pacto: para poder compartir con ellas esta experiencia”.

Aunque le tiene el ojo echado a otra persona, Sam elige a Chad (JIMMY BELLINGER de la serie de televisión The Middle) como cita para el baile; un amigo incondicional, aunque no precisamente una lumbrera. “Yo creo que Chad está un poco enamorado de Sam, y eso hace que resulte muy dulce”, dice Adlon. “Además, Chad le sirve de escudo, de máscara. Sam no puede mostrarse como de verdad es hasta confesarle a sus amigas lo que siente”.

Para interpretar a la hija de Mitchell, Kayla, una jovencita atlética y algo masculina, los productores enseguida volvieron la vista a la actriz australiana Geraldine Viswanathan, que no dudó en lanzarse a trabajar con Cannon. “Vivo obsesionada con Dando la nota, New Girl y Rockefeller Plaza (30 Rock)”, nos cuenta del portfolio cómico de Cannon. “Recuerdo ir en el avión pensando que iba a conocer a Kay Cannon, una de mis heroínas. Este es mi primer papel en Estados Unidos, así que tenía que mostrarles lo que era capaz de hacer”.

Como intérprete de stand-up y miembro del grupo de comedia de sketches de Sídney “Freudian Nip”, a Viswanathan le emocionaba ver a actores veteranos improvisando en el set. “Me empapé de todo lo que pude, y aprendí muchísimo observando su energía”, nos dice.

Viswanathan se identificaba además con el deseo de Kayla de finalmente cortar el cordón umbilical la noche del baile de graduación. “Ha llevado una vida muy disciplinada y programada, y ahora que el instituto está acabando, está lista para cerrar ese capítulo”, dice la intérprete. “Para Kayla, perder la virginidad es otro modo de romper con todas esas expectativas y sentirse libre”.

Viswanathan ve a Conner (MILES ROBBINS de la serie de televisión Mozart in the Jungle) como un fumeta de buen corazón, la cita perfecta para el baile de graduación de Kayla. “Cuenta con todas las conexiones posibles para facilitarle una buena experiencia”, destaca. “Además, yo creo que se gustan de verdad, y que acaba siendo algo más que querer pasar una noche loca juntos”.

El comité de planificación del baile: diseño y vestuario

#SEXPACT se filmó durante la primavera de 2017 en Atlanta (Georgia) y alrededores. Como la película se centra en el baile de graduación, la mayor parte del programa incluía escenas nocturnas en enclaves reales, a menudo con frío y lluvia. Eso no impidió a los implicados apretar los dientes y capear la tormenta juntos.

“Fue un placer trabajar todos y cada uno de los días con nuestro reparto multigeneracional”, elogia el director de fotografía Russ Alsobrook. “Nuestra brillante directora, Kay, aportaba inspiración, un entusiasmo sin mesura y una extraordinaria presencia de ánimo a la producción. Animaba totalmente al reparto y al equipo técnico a hacerlo lo mejor posible durante esas largas y lluviosas noches de Georgia”.

Diseño de producción

El diseñador de producción Brandon Tonner-Connolly se mostró entusiasmado ante la oportunidad de unirse al equipo de Cannon. “Kay es una persona muy abierta a colaborar y escuchar diferentes puntos de vista, especialmente en lo referente a la sensación que debe transmitir la película”, dice Tonner-Connolly. “Me inspiraba muchísimo su fuerte liderazgo y su capacidad de aportar ideas continuamente”.

Como #SEXPACT está ambientada en la zona suburbana de Illinois, territorio de John Hughes, Tonner-Connolly siguió el ejemplo del afamado cineasta a la hora de crear el diseño. “Siempre he querido hacer una película de John Hughes, así que intenté dirigir las cosas en ese sentido, en la línea de Todo en un día", nos explica.

Tonner-Connolly y su equipo querían que los diferentes aspectos del diseño transmitiesen la autenticidad de una zona residencial. Nos cuenta: “Hay tres hogares, y queríamos que cada uno de ellos fuese único y reflejase la personalidad de los personajes. Pero, al mismo tiempo, todo tenía que ser cohesivo, como si fueran piezas que encajasen en el mismo mundo".

Diseñar el look de diferentes capas de los dormitorios de las chicas fue especialmente motivador para Tonner-Connolly. “Se puede totalmente conocer a los personajes sumergiéndote en sus espacios”, afirma. “Queríamos que sus dormitorios fuesen un cúmulo de piezas que habían ido recopilando durante los últimos 17 o 18 años, que conservaran recuerdos de la infancia junto con cosas que eran importantes para ellas como jóvenes adultas”.

El diseñador de producción prestó especial atención a la hora de presentar en la habitación de Sam una ecléctica combinación de intereses. “Teníamos elementos de todas esas fases diferentes por las que imaginábamos que habría pasado: jugadora de videojuegos, roquera, fan de la fantasía...”, comenta. “Es como si ella misma hubiera juntado todas esas piezas en un espacio, intentado averiguar dónde encaja y cuál es su identidad”.

Tonner-Connolly aplicó la misma estética fundada a la hora de enmarcar escenas de más envergadura. “Quería que el baile de graduación fuera muy realista, pero con un sentido del estilo ligeramente realzado”, dice.

Para conseguir esa autenticidad, buscó fotos de bailes de graduación recientes en zonas residenciales del Medio Oeste estadounidense. “Nos ceñimos al abanico cromático del instituto para que pareciera realista, pero añadimos algunos elementos enérgicos y brillantes”, confiesa.

A medida que se desarrolla la velada, los sets hacen lo propio hasta acabar en una macrofiesta after hotelera diseñada para parecer doce bailes de graduación a la vez. Que las piezas del set vayan adquiriendo envergadura es un guiño a que las chicas van cobrando independencia a medida que avanza la noche, mientras sus padres van perdiendo el control. Tonner-Connolly explica: “Según van pasando los padres del baile de graduación a la casa del lago y luego al hotel, van alejándose de su zona de confort, mientras que los sets son cada vez más maduros para las chicas”.

“Queríamos que el baile de graduación fuera el catalizador de estas chicas adentrándose en la vida adulta, y que eso se reflejase en el diseño”, dice Cannon. “También buscábamos que fuese una noche especial y bonita que las protagonistas pudieran recordar en el futuro con nostalgia”.

Vestuario

Para abordar los atuendos de la película, la veterana diseñadora de vestuario Sarah Mae Burton se fijó en los intereses de cada personaje con el objetivo de elaborar estilos distintivos con los que la gente pudiera identificarse.

“A la hora de vestir a las chicas, para Kay y para mí era importante que, sobre todo tratándose de un baile de graduación, las adolescentes pudieran ver la película y querer llevar esos vestidos. Que no fueran inalcanzables o demasiado sofisticados”, dice Burton.

Para Julie, la romántica irremediable del grupo, Burton se inspiró en el clásico de John Hughes La chica de rosa. “Me pareció que a Julie le gustaría el estilo de esa película, así que elegí un vestido intemporal con un toque vintage”, dice la diseñadora. “El corte es más modesto, pero el rojo le da un puntillo”.

Para simbolizar la transición de Kayla de deportista a adulta, su look para el baile de graduación acentuaba su faceta de atleta, sin renunciar a un toque sexy. “El top es un poco más revelador, pero sigue pareciendo estructuralmente un sujetador deportivo”, explica Burton.

Sam fue la más difícil de vestir. Al principio, Burton probó con vestidos de terciopelo más de señora, atuendos con un toque renacentista y vestidos de baile más sencillos antes de optar por un modelito oscuro por la rodilla. “Es un look que pasa desapercibido porque Sam no quiere destacar”, explica Burton. “No está muy segura de quién es y de cómo quiere presentarse al mundo, llegados a este punto”.

Otro de los desafíos para Burton fue vestir a cientos de actores de un modo tanto formal como informal para el baile de graduación y las escenas de fiestas. “Investigamos mucho qué se lleva hoy entre los adolescentes y, según parece, los 90 han vuelto con fuerza”, dice.

Uno de los looks que más conquistó a Burton fue la capa que lleva Angelica (RAMONA YOUNG de la serie de televisión Santa Clarita Diet), el amor secreto de Sam. “Tras probar looks más teatrales, decidimos que un vestido femenino de graduación con una capa decía mucho sin excederse”, explica. “Muchas veces, los personajes jóvenes gays femeninos llevan prendas muy oscuras o masculinas. Angelica es una jovencita con un precioso vestido rosa que sabe quién es, y creo que eso dice mucho de ella”.


Con la producción concluida, Cannon reflexiona sobre cómo las chicas y sus padres maduran a lo largo de una noche salvaje. "Puede que el pacto no sea algo muy meditado por parte de estas adolescentes, pero, al final de la noche, cada una de ellas es capaz de tomar su propia decisión racional de un modo muy adulto, y eso refleja que sus padres han hecho una buena labor con ellas”.


No hay comentarios :

Publicar un comentario