COLD WAR - La gran película europea del año


El pasado sábado 15 de diciembre en Sevilla se celebró la gala de entrega de la 31 edición de los Premios de Cine Europeo donde COLD WAR, la película del director polaco Pawel Pawlikowski, se coronó como absoluta triunfadora de la noche alzándose con 5 de los premios más importantes: Mejor película,  Mejor director  (Pawel Pawlikowski), Mejor actriz (Joanna Kulig), Mejor guión (Pawel Pawlikowski y Janusz Glowacki) y Mejor montaje (Jaroslaw Kaminski), convirtiéndose oficialmente en la película europea del año.

COLD WAR nos cuenta la apasionada historia de amor de Wiktor y Zula, un hombre y una mujer que se reúnen en las ruinas de la Polonia de posguerra. Dos personas con diferentes orígenes y temperamentos totalmente incompatibles, pero cuyo destino les condena a estar juntos.' Con la Guerra Fría como telón de fondo en la década de 1950 en Polonia, Berlín, Yugoslavia y París, COLD WAR es una historia de amor imposible en tiempos imposibles.

Tomasz Kot y Joanna Kulig dan vida a Wiktor y Zula que en su relación están un poco en guerra todo el tiempo. Dos individuos fuertes e inquietos, muy diferentes entre sí, dos polos extremos. Zula y Wiktor tienen otros amantes, relaciones, esposos y esposas, pero se dan cuenta con el tiempo de que nadie será tan cercano como el otro, porque, con todas las idas y venidas históricas y geográficas, nadie les conoce mejor que el uno al otro. Al mismo tiempo, paradójicamente, son la única persona con la que no pueden estar.

COLD WAR - Cartel españa
COLD WAR llegó a los cines españoles el pasado 5 de Octubre y todavía hoy se mantiene en cartelera acumulando más de 205.000 espectadores, hazaña que es algo muy difícil para una película europea en los tiempos que corren.

Los galardones del Cine Europeo viene a coronar una trayectoria cargada de reconocimientos. COLD WAR pasó por el último Festival de Cannes, donde cosechó un rotundo éxito entre la crítica y se alzó con el Premio al mejor director para Pawel Pawlikowski. El Círculo de Críticos de Nueva York la ha coronado como la Mejor película extranjera del año y es una de las nominadas a Mejor película europea en los próximos Premios Goya.

COLD WAR  llega tras la anterior película de Pawlikowski,  "Ida" (2013),  que también fue un éxito mundial, ganando el Oscar, el BAFTA y el Goya a la mejor película extranjera, así como cinco Premios del Cine Europeo incluyendo mejor película, director y guión.

COLD WAR está dedicada a los padres de su director Pawel Pawlikowski, cuyos nombres comparten los protagonistas. El verdadero Wiktor y Zula murieron en 1989, justo antes dela caída del Muro de Berlín. Habían pasado los anterior 40 años juntos, de vez en cuando, separándose, persiguiéndose y castigándose mutuamente a ambos lados del telón de acero, frontera política, ideológica, y en algunos casos también física, entre la Europa Occidental y Europa Oriental, tras la Segunda Guerra Mundial.

"Los dos eran personas fuertes y maravillosas, pero como pareja eran un desastre absoluto", reflexiona Pawlikowski. Si bien, en detalles concretos, la pareja ficticia del cineasta es bastante diferente a la real, Pawlikowski ha estado buscando la forma de contar la historia de sus padres durante casi una década. ¿Cómo narrar estas idas y venidas? ¿Como llevar a la gran pantalla un periodo de tiempo tan largo? "Su vida no tenía una forma dramática obvia", dice, y "aunque mis padres y yo nos mantuvimos muy unidos, yo era su único hijo, cuanto más pensaba en ellos una vez que se habían ido, menos los entendía". A pesar de la dificultad, continuó intentando comprender el misterio de esa relación. "He vivido por mucho tiempo y he visto mucho, pero la historia de mis padres ensombrecía todas las demás. Han sido los personajes dramáticos más interesantes que he conocido".

Finalmente, para escribir la película, tuvo que alejarse de la historia de sus padres. Los rasgos compartidos se volvieron muy generales: "incompatibilidad temperamental, no poder estar juntos y anhelo cuando estás separado"; "La dificultad de la vida en el exilio, de permanecer en una cultura diferente"; "La dificultad de la vida bajo un régimen totalitario, de comportarse decentemente a pesar de las tentaciones de no hacerlo". El resultado es una historia fuerte y conmovedora, ampliamente inspirada, como lo expresa Pawlikowski, por el "amor complicado e interrumpido" de sus padres.


La película se desarrolla a lo largo de 15 años, y aunque es secuencial, hay elipsis. Se omiten años, y el público, guiado por apagones y títulos intermitentes que indican la hora y el lugar, debe completar los espacios en blanco. Pawlikowski explica que eligió hacerlo de esta manera "para no tener que contar la historia con malas escenas y malos diálogos. Muy a menudo las películas y especialmente los biopics, se ven afectadas por la necesidad de alimentar y explicar la información; y la narrativa a menudo se reduce a causas y efectos. Pero en la vida hay tantas causas ocultas y efectos impredecibles, tanta ambigüedad y misterio que es difícil de transmitir como un drama de causa y efecto convencional. Es mejor mostrar los momentos fuertes y significativos de la historia y dejar que la audiencia llene los vacíos con su propia imaginación y experiencia de vida. Me gusta destilar las historias en momentos fuertes, ponerlos juntos y dejar que la audiencia experimente y dé sentido a la historia, sin sentirte manipulada '.

Para los personajes ficticios de Wiktor y Zula, Pawlikowski imaginó distintas historias de fondo. A diferencia de su propia madre, que se escapó con un ballet cuando tenía 17 años pese a ser de una familia tradicional de clase media alta, Zula viene de un barrio marginal de una ciudad de provincias monótona. Finge ser del país para entrar en una banda folclórica, que ve como una forma de salir de la pobreza. En la película, se insinúa que asesinó a su padre abusivo. "Me confundió con mi madre, así que usé un cuchillo para mostrarle la diferencia", le dice a Wiktor. Ella sabe cantar y bailar, tiene descaro y encanto y pero también está cargada de resentimiento. Cuando se convierte en la estrella de la banda entiende que ha llegado lo más lejos que puede llegar. "Para Zula, el comunismo está bien", dice Pawlikowski. "Ella no tiene ningún interés en escapar a Occidente".

Wiktor, por otro lado, es de un mundo mucho más refinado y educado, y es claramente un músico dotado. "Es tranquilo y estable, proviene de la inteligencia urbana y se ha formado en la alta cultura, pero necesita la energía de Zula", dice Pawlikowski. En privado, imaginó que Wiktor había sido enviado a estudiar música en París antes de la guerra, bajo la batuta de Nadia Boulanger, compositora, pianista, directora de orquesta, intelectual y profesora francesa que formó a muchos de los grandes compositores del siglo XX. Durante la ocupación alemana, Wiktor se ganaba la vida tocando el piano, ilegalmente, en los cafés de Varsovia, al igual que los grandes compositores polacos Lutosławski y Panufnik. Aunque era un pianista muy hábil, con entrenamiento clásico, Wiktor no tenía lo necesario para convertirse en un gran compositor. Su verdadera pasión era el jazz.

Las pistas sobre su pasado están en la música. En la escena de la película en la que Wiktor toca una melodía en el piano para que Zula le cante, la canción es "I Loves You Porgy", de la ópera Porgy and Bess de George Gershwin. Para quienes lo reconocen, la señal es clara: Wiktor ha estado en Occidente. "Después de la guerra, con la aparición del régimen estalinista en Polonia, no sabe qué hacer consigo mismo", explica Pawlikowski. El jazz fue prohibido por los estalinistas, al igual que la música clásica moderna "formalista". En la mente de Pawlikowski, Wiktor nunca estuvo muy interesado en la música folklórica polaca, pero cuando conoce a Irena y su proyecto de banda folclórica, se da cuenta de que esta podría ser una oportunidad para un hombre perdido como él. Su deseo de escapar crece cuando la banda comienza a ser utilizada por el régimen con fines políticos, y cuando descubre que la Seguridad del Estado lo está espiando. La gota que colma el vaso es cuando Irena, con quien también ha tenido una aventura, es despedida por no seguir las directrices. Sabe que nunca encontrará música ni ningún tipo de libertad en la Polonia popular, que siempre se le considerará sospechoso y que las concesiones que deberá hacer para sobrevivir lo destruirán. Escapar a occidente es la única solución.

Una vez que había inventado a sus amantes de la ficción, Pawlikowski necesitaba encontrar una manera de unirlos, y la música se convirtió en el centro de la película. La música transmite todo lo que no se dice del amor y la pérdida, de sobre lo que separa a la pareja. Para esta importante tarea, Pawlikowski contó con un colaborador de enorme talento: el pianista y arreglista Marcin Masecki, al que conoció durante el casting para el papel protagonista.
Cuando pensó en el conjunto folclórico Mazowsze, una verdadera compañía fundada después de la guerra y que aún hoy está activa, se dio cuenta de que la institución misma mostraría lo que estaba sucediendo en la sociedad polaca en ese momento, sin tener que explicarlo.

"Mazowsze ha existido desde que tengo memoria. De niño, su música estaba a todas horas en la radio y la televisión públicas. Era la música oficial del pueblo. No podías evitar escucharla. No le gustaba nada a mis amigos que preferían escuchar grabaciones pirateadas de Small Faces o The Kinks. Pero cuando vi a Mazowsze en directo hace cinco años, me fascinaron. Las melodías, las voces, los bailes, los arreglos eran tan hermosos y vitales. Y tan alejados de nuestro mundo virtual y nuestra cultura electrónica. Te cautivaban".

Y al igual que la compañía ficticia Mazurek de la película, el gobierno comunista eligió a Mazoweze al darse cuenta de que podía convertirse en una herramienta de propaganda muy útil. Las canciones populares se contraponían al arte decadente de la burguesía: el jazz o al dodecafonismo. "Mazowsze hizo una gira por todas las capitales del Pacto de Varsovia y estuvo en Moscú", dice Pawlikowski. "Bailaron ante Stalin y cantaron un número llamado La Cantata de Stalin".


Aunque el comunismo aumentó o limitó las oportunidades vitales de los protagonistas de Pawlikowski, las presiones del régimen siempre están en un segundo plano. Cuando Zula reconoce que ha delatado a Wiktor, sabes que su traición es un acto flagrante de supervivencia desde su punto de vista.

Pawlikowski espera que, en Polonia, que está reviviendo obsesivamente y reinterpretando su pasado en la actualidad, le ataquen por no explicar suficientemente los horrores del comunismo, de no mostrar más terror y sufrimiento a manos del regimen comunista. Pero el sentido de amenaza en la película es tanto más palpable por ser en gran parte tácito, y su propósito es siempre mostrar el impacto íntimo de la política en la vida de los personajes. ¿Wiktor, por ejemplo, se vuelve menos viril en el exilio? Ciertamente es algo que Pawlikowski pensó en su propio padre, un médico: era un hombre valiente y franco en su casa, pero en Occidente parecía tener miedo cuando se enfrentaba al gerente de un banco.

Cuando el Ministro de Cultura le pide a la compañía que agregue canciones sobre la Reforma Agrícola y la Paz Mundial a su repertorio, Irena objeta, pero la ambiciosa Kaczmarek la despide, y en poco tiempo el conjunto está cantando odas a Stalin. Pero el efecto de este breve y manipulador intercambio es mostrar a Wiktor bajo presión: no dice nada, pero ese hecho marca el comienzo del declive de su carrera y de su desesperación.

Pawlikowski recuerda una atmósfera general de tensión de su infancia en Varsovia. "En casa todos decían lo que pensaban, pero tenías que tener cuidado con lo que decías en la escuela". Sus padres tuvieron una doncella del país que dormía en una cama plegable en la cocina de su apartamento de un dormitorio. "Ella tenía una aventura con un agente de la seguridad del estado", recuerda, "y nos delató". ¿De qué se les podía acusar? "De recibir paquetes de Occidente, de escuchar la BBC o Radio Europa Libre... Mi padre tenía un ejemplar de Der Spiegel, un periódico prohibido como el resto de las publicaciones occidentales, y un día desapareció del piso". En una ocasión, toda la familia registró de noche todos los cubos de basura intentando recuperar una carta incriminatoria que el padre de Pawlikowski había tirado accidentalmente. En 1968 estallaron manifestaciones estudiantiles en Varsovia (Pawlikowski tenía entonces 10 años). "En el centro de la ciudad lanzaron gas lacrimógeno", recuerda. ‘Y en nuestro piso había un estudiante de mi madre sangrando (ella era entonces profesora en la Universidad de Varsovia) a la espera de que la situación se calmase".

Para los espectadores polacos, las similitudes entre el gobierno mostrado en la película y el gobierno actualmente en el poder pueden parecer marcadas: la retórica nacionalista antioccidental; La burda propaganda  en los medios estatales; el clima de miedo, crisis y resentimiento diseñado para apuntalar el apoyo de personas sanas y sencillas contra las élites decadentes y traicioneras; para las personas que vivieron el comunismo, todo esto se siente inquietantemente familiar. El personaje de Kaczmarek, el rencoroso arribista de provincias que repite frases hechas para salir adelante, también le resultará familiar al público polaco. Pero "Cold War" no trata de política. La Historia es solo el contexto que ayuda a dramatizar algo más universal.

Pawel Pawlikowski Nació en Varsovia y abandonó Polonia a los 14 años. Primero estuvo en el Reino Unido y después en Alemania e Italia, antes de establecerse definitivamente en el Reino Unido en 1977. Estudió literatura y filosofía en Londres y Oxford y empezó haciendo documentales para la BBC a finales de la década de 1980. Sus documentales, que incluyen "From Moscow to Pietushki", "Dostoevsky's Travels", "Serbian Epics" y "Tripping with Zhirinovsky", han ganado numerosos galardones internacionales, incluyendo un Emmy y el Prix Italia. En 1998, Pawlikowski se pasó a la ficción con una película para televisión de bajo presupuesto, "Twockers", a la que siguieron dos largometrajes, "Last Resort" y "Mi verano de amor". Dirigió y escribió el guión de ambas cintas. Ambas películas ganaron premios de la Academia Británica de Cine y Televisión (BAFTA), así como muchos otros galardones en festivales de todo el mundo.


Uno de los aspectos más llamativos de COLD WAR, que también se ha dicho de "Ida", es que se siente como una película realizada en la época en la que se desarrolla. En otras palabras, no es una mirada nostálgica a un momento o lugar diferente desde nuestra propia perspectiva. Esto plantea la cuestión del hogar y el exilio, no solo para los personajes que la integran, sino también para el propio Pawlikowski, que ahora ha realizado dos películas polacas seguidas, tras haber  vivido y trabajado en Occidente durante décadas.

La película que hizo antes de "Ida" fue "La mujer del quinto", que se desarrolló en París y estuvo protagonizada por Ethan Hawke y Kristin Scott-Thomas. Joanna Kulig, quien interpreta a Zula en COLD WAR, hizo de camarera. "Era un monstruo extraño", reflexiona Pawlikowski sobre la película. "No tenía identidad cultural: una película francesa, estadounidense, británica, actores franceses, un director polaco. Aunque provenía de un libro, ignoré la trama del libro y puse mucho de mi ser confuso en él. Así que se convirtió en algo así como un viaje sin compás hacia lo desconocido. Tengo mucho afecto por esa película, refleja dónde estaba en ese momento, pero debo admitir que fue un híbrido confuso, ni realista, ni un thriller ni una película de terror. Dejó al público desconcertado.

"Esa experiencia", continúa, "me hizo ansiar un terreno firme. Lo cual encontré con "Ida" y ahora con Cold War, los cuales construí exactamente de la manera que quería; de mis propias historias, ambientadas en mi propio país, sobre cosas que sabía y sentía." Pawel Pawlikowski Regresó a Varsovia en 2013 para realizar "Ida", y aunque aún no sabía si la mudanza sería permanente, dice que está "totalmente reconectado con Polonia". Cuando preparaba la película, se alojaba en el apartamento de un amigo cerca de donde creció, y lo encontró increíblemente reconfortante. Pensó: "Estoy en el lugar correcto. Estoy haciendo la película correcta ". Algunas de las tomas en "Ida" se inspiraron en los álbumes de su propia familia.

En general, comenzó a recopilar recuerdos autobiográficos, como había hecho de diferentes maneras con sus películas anteriores, "Last Resort" y "Mi verano de amor". Pero en este caso, descubrió que no había terminado con Polonia. "No puedo ser preciso", dice, "pero podría tener algo que ver con que las personas alcancen cierta edad y miren hacia atrás cada vez más". Pero también, sintiendo cierta calma. No necesito probar nada ".

Cualquiera que haya visto la película anterior de Pawlikowski, "Ida", puede reconocer de inmediato las imágenes en blanco y negro y el formato casi cuadrado, e imaginar que estas cosas son una "firma" consciente. De hecho, Pawlikowski originalmente pretendía hacer COLD WAR en color.

"No quería repetirme. Pero cuando miré todas las opciones de color ", dice," por eliminación, me di cuenta de que no podía hacer esta película en color porque no tenía idea de cuál sería el color. Polonia no era como los Estados Unidos, que en los años cincuenta, era todo color saturado. En Polonia el color era indescriptible, una especie de gris, marrón, verde ". Esto, dice, no era una cuestión de posibilidades fotográficas, sino de la vida real. "Polonia fue destruida. Las ciudades estaban en ruinas, no había electricidad en el campo. La gente llevaba colores oscuros y grises. Entonces, si quisieras mostrar eso en colores vivos, sería totalmente falso. Y quería que la película fuera vívida. Podríamos haber imitado el stock de color soviético temprano, que estaba ligeramente apagado, todo rojo y verde lavado. Pero hoy en día esto se habría sentido muy educado. Blanco y negro se sentía como una convención honesta y directa. Para hacer la película más dramática y dinámica, mejoramos el contraste, especialmente en la sección de París ".


No hay comentarios :

Publicar un comentario