'VERANO CHÉJOV' - DIVERSIÓN Y EXCELENCIA EN TEATRO GUINDALERA


Teatro Guindalera nos acerca al Chéjov más divertido, y tal vez por eso más desconocido, con el estupendo ‘Verano Chéjov’. Una delicia para todos los públicos que podrá verse hasta el 19 de julio.

Tras el éxito cosechado el verano pasado, Guindalera vuelve a programar el espectáculo, y lo hace colgando el cartel de completo en su primer fin de semana; una proeza digna de alabar si tenemos en cuenta la situación de desprotección y falta de apoyo por parte de las instituciones hacia las salas más pequeñas de nuestra ciudad, de la cantidad de salas y espacios teatrales que siguen abriendo con multiprogramación, y por supuesto de la ola de calor que asola Madrid.

El éxito de ‘Verano Chéjov’ radica principalmente en sus creadores, los fantásticos actores María Pastor, Felipe Andrés y José Bustos, guiados por el maestro Juan Pastor, y por supuesto, en la elección de los textos de Chéjov y su inteligente puesta en escena. La obra corta ‘La audición’, el monólogo en un acto ‘Sobre el daño que hace el tabaco’ y la comedia en un acto ‘Petición de mano’ sirven como ingredientes para cocinar un espectáculo divertido y refrescante, y en el que además se denuncia, en tono de comedia, lo que está ocurriendo en nuestro país con la cultura y las artes escénicas. “Hemos situado la acción dentro del proceso de inicio y creación de un espectáculo, de la lucha, renuncias y sacrificios que el creador tiene que soportar en el desamparo y la mediocridad reinante en estos días” ¿Se puede pedir más?


Se puede pedir más, y ‘Verano Chéjov’ te lo da con creces; los actores comparten con el público sus inquietudes de forma lúdica y participativa y la entrega de los espectadores es total; además se incluyen un par de números musicales, acompañados por José Bustos al piano, que son pura comedia. La habanera ‘La Paloma’ que canta Felipe y que corea el público con ilusión es graciosísima, y el Let’s do it (Let’s fall in love) de Cole Porter cantada por María Pastor es antológica. Convertida en ‘Ey vamos, hagámoslo’ termina siendo un alegato claro al ‘we can do it’ con muy buen rollo. Esa canción me transportó al musical ‘Te odio amor mío’ que Dagoll Dagom estrenó en el Teatro Apolo de Madrid en 1995 con canciones de Porter, e imaginé a María Pastor en él; su voz exquisita y su interpretación es un homenaje al cine musical de los cincuenta.


Hace unos años disfruté de la hermana Agnes que interpretó María Pastor en ‘Agnes de Diós’ (2002) de John Pielmeier dirigida por Juan Pastor, y tan solo hace unas semanas la he visto interpretar a Jacqueline du Pré en ‘Duet for one’ de Tom Kempinski dirigida también por Juan Pastor. Trece años de lucha, dedicación, amor por el trabajo bien hecho, compromiso y sobre todo excelencia. Entre medias, una candidatura a los prestigiosos Premios Valle-Inclán de Teatro que concede ‘El Cultural’ de El Mundo.

Felipe Andrés es otro de los actores imprescindibles en mi trayectoria como espectador. La Unión de Actores le entregó el año pasado el merecidísimo Premio Unión de Actores al Mejor Actor Secundario por su interpretación de Teddy en ‘El fantástico Francis Hardy curandero’ de Brian Friel, y recordadas en los circuitos teatrales son sus interpretaciones en espectáculos como ‘Cuando fuimos dos’ de Fernando J. López, dirigido por Quino Falero o ‘Pacto de Estado’ dirigido por Pilar G. Almansa. Es un pequeño lujo verle en 'Verano Chéjov'.

José Bustos también lleva años en el mundo del espectáculo y formando parte de la ‘familia Guindalera’; de ‘Calderón enamorado’ a ‘Tres años’, pasando por ‘Verano Chéjov’ en el que interpreta un director escénico muy particular.


Teresa Valentín y Juan Pastor llevan, como dicen ellos,once años cultivando un gusto teatral. Con obras que van más allá del puro entretenimiento, textos sólidos que hablan de la condición humana y plantean nuevos interrogantes sobre el lugar del hombre en el universo”; yo añado que es un espacio de culto y un referente de calidad para todos aquellos amantes del teatro, profesionales y aficionados. Un espacio en el que se crea desde el rigor, la serenidad y el amor. Un teatro que, pese a las dificultades, se sigue reinventando para no cerrar sus puertas. Premios como el Ojo Crítico de Rne en 2009 por desarrollar un proyecto teatral sólido y de calidad, o el Max 2015 para ‘Duet for one’ por ser la Mejor producción privada de Artes Escénicas avalan una gran trayectoria y ayudan a visibilizar el exquisito trabajo de sus creadores.


Termino citando a Teresa Valentín que después de recoger el Max se despidió brindando “Por todos los que nos ayudan a resistir manteniendo la fe”. Os deseo larga vida, muchos brindis con licor de guindas y proyectos en los que, como le gustaba a Chéjov, el espectador tenga que responder a todas esas preguntas que los artistas lanzan al aire. ¡Gracias por todo y nos vemos en el teatro!

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada