h3 LA SEDUCCIÓN, la nueva película de Sofía Coppola

LA SEDUCCIÓN, la nueva película de Sofía Coppola


LA SEDUCCIÓN (The Beguiled), la nueva película de Sofía Coppola, que lleva sin estrenar película desde 2013 con 'The Bling Ring', presenta su primer tráiler. Remake del film de 1971 'El seductor', dirigido por Don Siegel y protagonizado por Clint Eastwood, la película llegará a los cines españoles el próximo 18 de agosto.

Sofía Coppola adaptada la novela homónima de Thomas Cullinan que se desarrolla en un colegio femenino del estado de Virginia en 1864. Durante la Guerra de Secesión, el seminario para señoritas de Martha Farnsworth vive cobijado y al margen del mundo exterior, hasta que un soldado de la Unión aparece herido en las proximidades y deciden acogerlo.

LA SEDUCCIÓN, la película de Sofía Coppola - poster españa
LA SEDUCCIÓN de Sofía Coppola cuenta con un reparto de autentico lujo protagonizado por Colin Farrell, Nicole Kidman, Kirsten Dunst, Elle Fanning, Emma Howard, Oona Laurence, Angourie Rice y Addison Riecke.

En una entrevista con Entertainment Weekly, Coppola dijo que su película cambiaría la narrativa de la perspectiva del soldado herido a la de las mujeres en la escuela. "El punto principal de la historia es sobre la dinámica entre un grupo de mujeres unidas, y sobre como el poder cambia entre hombres y mujeres".

En LA SEDUCCIÓN Colin Farrell da vida a John, un soldado herido que llega a una escuela para chicas aislada, dirigida por Martha Farnsworth, interpretada por Nicole Kidman. Aunque su presencia es inicialmente bienvenida, los eventos toman un giro siniestro. La escuela ha permanecido en gran medida intacta por la guerra, pero la reclusión de las mujeres se ve interrumpida por la llegada del soldado herido, su llegada arrancará un relato tortuoso de seducción y celos. La película también está protagoniza a Elle Fanning y Kirsten Dunst, quienes ya habían trabajado con Sofía Coppola antes - Fanning en 'Somewhere', y Dunst en 'María Antonieta' y 'Las vírgenes suicidad'. Kirsten Dunst interpreta a Edwina, una maestra, y Elle Fanning, una estudiante adolescente llamada Alicia.

La producción de LA SEDUCCIÓN

Tras hacernos vivir historias de personajes del siglo XVIII, XX y XXI en momentos cruciales de sus vidas, la directora Sofia Coppola viaja en esta ocasión al siglo XIX con LA SEDUCCIÓN, para la que ha escrito el guión adaptado a partir de la novela homónima 'The Beguiled' de Thomas Cullinan.
 
Para esta nueva aventura, la oscarizada cineasta cuenta con nuevos y habituales colaboradores, tanto entre el reparto como tras las cámaras. Junto al elenco de actores y actrices ya mencionado el equipo de profesionales artísticos y técnicos de la película incluye a la diseñadora de producción Anne Ross, la editora de montaje Sarah Flack y la diseñadora de vestuario Stacey Battat, todas ellas colaboradoras de varios de sus anteriores proyectos; y el director de fotografía Philippe Le Sourd, nominado al Oscar por la película 'The Grandmaster' de Wong Kar-wai, en su primer proyecto con Coppola.

La trama, salpicada de elementos propios de un tenso thriller psicológico, se desarrolla en 1864, a los tres años del comienzo de la Guerra de Secesión, y gira en torno a un internado femenino del sur de Estados Unidos, en Virginia, donde deciden acoger a un soldado herido de la Unión.

Intrigada por la trama de la película de 1971 'El seductor', dirigida por Don Siegel y protagonizada por Clint Eastwood, Geraldine Page, Elizabeth Hartman y Jo Ann Harris, Coppola quería explorar el tema de las mujeres aisladas durante dicho conflicto. Para escribir la adaptación cinematográfica, volvió al libro con la intención de contar la historia en su película desde el punto de vista de los personajes femeninos.

Aunque se palpa la tensión (y no solo sexual) a lo largo de toda la historia, Farrell se sintió atraído por lo que él califica de un guión “extraordinario” porque “analiza cómo se puede llegar a perder la inocencia mantenida en tiempos de guerra. Además, explora cómo se pueden despertar los aspectos más animales del comportamiento humano y hacer que lo impregnen todo, pese a no estar en el frente combatiendo.

“La violencia del corazón humano es una temática atemporal, independientemente del periodo en el que tenga lugar una historia”.

Dunst señala: “Se trata de una historia gótica sureña, con aspectos que se esconden bajo una aparente calma... hasta que llega el punto de ebullición y se produce la explosión. No es terror, pero se percibe un cierto grado de horror en la historia, con intensidad y destrucción, una receta que resulta aún más irresistible al darse entre mujeres.

“Cuando Sofia me habló de la idea hace un par de años, me dio la impresión de que lo que más le atraía del tema era la soledad colectiva de todas ellas”.

Kidman comenta: “Me pareció muy emocionante trabajar con un grupo de mujeres y luego meter a Colin en la ecuación.

LA SEDUCCIÓN, Sofía Coppola - reparto femenino y directora“También me encanta apoyar a Sofia como directora; siempre me ha parecido que crea películas muy atmosféricas con un estilo totalmente personal. Eso es lo que más me atrajo a la hora de decidir trabajar con ella”.

Fanning añade: “Además de volver a trabajar con Sofia, ese fue uno de los motivos que me hizo querer ser parte de LA SEDUCCIÓN: las mujeres son quienes tienen el poder en esta historia, aunque se desarrolle durante la Guerra de Secesión”.

La vida de las mujeres del internado en plena guerra está, cuando arranca la historia, muy ritualizada. Fanning señala: “Se levantan por la mañana, trabajan en el jardín un rato... Rezan, tocan instrumentos, reciben clases de francés, cenan y se acuestan. Así transcurre su existencia hasta que todo cambia radicalmente al acoger a un soldado herido. En ese momento la envidia empieza a hacerse presente”.

Ross nos explica: “No abundan las historias sobre mujeres en tiempos de guerra, y sobre cómo interactúan entre sí; en LA SEDUCCIÓN, Sofia explora tanto la camaradería entre ellas como su aislamiento”.

Dadas las restricciones de la sociedad en la que las mujeres se han desarrollado o estén en proceso de hacerlo, hubo que investigar mucho en la fase de preproducción. Ross nos cuenta: “Necesitábamos saber al menos qué era lo históricamente correcto antes de hacer concesiones para contar una historia adaptada a la ficción.

“La cosa es que Sofia y yo comenzamos a hacer lo que acostumbramos para todas las películas: compartir fotos, reunir material que nos inspiraba, realizar composiciones de collage y planificar el alcance de la película”. Los elementos de inspiración van desde el drama australiano Picnic at Hanging Rock a los artísticos retratos del pintor John Singer Sargent.

Le Sourd comenzó a prepararse para el rodaje de LA SEDUCCIÓN “un año antes de que comenzara el rodaje. Lo que me impactó de la investigación, que incluyó la observación de daguerrotipos, fue la escasez de colores potentes en el material de ese periodo histórico.

“Sofia y [el productor] Youree Henley tomaron la decisión de rodar en celuloide, lo cual agradecí, y luego optamos por una relación de aspecto de 1:66/1 para destacar más el lenguaje corporal”.

El director de fotografía trabajó codo con codo con Battat y Ross en la paleta de la película, así como en la implementación práctica de la misma. Como la historia se desarrolla más de una década antes de que se generalizara la iluminación eléctrica, se empleó la luz del día como recurso escena tras escena. Otra fuente de luz natural fueron las velas, que en el internado tendrían siempre a mano e incluso elaborarían artesanalmente. De forma ocasional, se emplearon además focos de estudio.

Ross destaca: “Cuando McBurney [interpretado por Farrell] aparece por primera vez, el mundo en el que se adentra es más suave; dominan los tonos pastel. A medida que pasa tiempo con las chicas, todo se vuelve más oscuro, reflejando el cariz de la historia”.

“Me encantó lo contenido que resulta el drama, y que haya también elementos melodramáticos”, cuenta Farrell, que desde hacía tiempo quería ponerse a las órdenes de Coppola.

Casualmente, cuando la cineasta le propuso al actor trabajar en LA SEDUCCIÓN, este acababa de completar la producción de otra película con Kidman. Farrell bromea: “Ahora Nicole y yo tenemos en común un pequeño repertorio de películas.

“Es un placer trabajar con Nicole. ¡En cuanto llega al plató, todos nos ponemos las pilas, desde los actores a los técnicos de iluminación!”.

“Todo el mundo se pone firme”, añade Fanning. “Sobre todo cuando Nicole hace de la Srta. Martha”.

LA SEDUCCIÓN, Sofía Coppola - escena

Una vez decidido el reparto que se encargaría de encarnar a las protagonistas sureñas, se procedió a preparar una amplia red de investigación. Recibieron clases de escritura en cursiva, con una pluma que había que mojar en tinta. También hubo demostraciones de cómo realizar vendajes o torniquetes. Los ensayos anteriores al rodaje se realizaron con los actores totalmente vestidos de época.

Fanning revela: “Soy del estado de Georgia, así que me siento muy vinculada a los valores en los que se educan estos personajes. Estoy familiarizada con el comportamiento supuestamente propio de una dama.

“Sin embargo, durante los ensayos, tuvimos que recurrir a la ayuda de un asesor de etiqueta y un profesor de danza que nos enseñó los bailes de la época”.

Farrell destaca: “Las interacciones entre el hombre y las chicas del internado están marcadas por la etiqueta social... hasta que alguien se sale de lo supuestamente aceptable. En ese momento, deja de ser un entorno emocionalmente restringido. En un principio, no veía que mi personaje requiriese tanta etiqueta, pero Sofia me pidió que me dejara aconsejar por el experto en la materia, así que accedí”.

Varias de las actrices tuvieron que practicar acentos del estado concreto que se les había asignado durante una hora al día, admiradas entretanto por cómo Kidman era capaz de mantener la forma de hablar de la Srta. Martha. “Utilicé un acento sureño muy particular que, en ocasiones, intentaba mantener antes y después de las tomas”, nos aclara Kidman.

Oona Laurence, Angourie Rice, Emma Howard y Addison Riecke recibían el calificativo colectivo de “las menores” porque, pese a estar ya consagradas profesionalmente, ninguna alcanzaba (ni alcanzan) los 18 años de edad. Las cuatro se hicieron inseparables a raíz de las sesiones escolares a las que tenían que asistir juntas durante la producción. Además, compartían coche para ir diariamente a las localizaciones de rodaje.

Para estrechar los lazos entre ellas y crear un puente entre la investigación y la imaginación, Coppola les pidió a las jóvenes actrices que escribiesen todos los días un diario desde la perspectiva de sus personajes, reflexionando sobre su pasado, las familias de las que tuvieron que separarse y, cómo no, sobre su presente en la escuela. La cineasta proporcionó también material al cuarteto detallando cómo hubieran vivido unas jovencitas de su edad durante la Guerra de Secesión.

Dunst nos lo detalla: “La Srta. Martha no solo es la directora del centro, sino la líder de lo que se ha convertido en un hogar. Mi personaje, Edwina, es algo así como la canguro de las chicas. Sin embargo, dada la extensa duración de la guerra, acabamos siendo como madres para ellas.

“Tener a actrices fuertes en todos los papeles hace que la historia sea aún más significativa y las relaciones más enrevesadas, y eso da mucha vida a cada escena”.

Farrell nos cuenta, maravillado: “Me he sentido rodeado de actrices de un talento extraordinario. Como durante gran parte de la historia, mi personaje está convaleciente, fue como tener un asiento en primera fila desde el que admiraba lo bien que lo hacían”.


El papel de McBurney consiguió intrigar al actor con cada giro emocional y físico. En palabras de Farrell: “Tiene un punto narcisista, pero sabe juzgar bien a la gente, en el sentido de que es capaz de leer sus necesidades. Percibe lo que aquellas mujeres podrían considerar despreciable y huye de eso, atacando en cambio sus puntos débiles, sea en forma de una palabra amable o manteniendo una actitud reservada.

“Es probable que solo muestre sinceridad con el personaje de Oona, Amy. Es muy generosa con él desde el principio, pero incluso esa inocencia está condenada a la perdición”.

“Hay una muerte en la historia, pero también refleja cómo muere alguien por dentro. Intenté darle a Edwina una vida interior muy rica, emocionalmente completa. Su sensibilidad era todo un desafío interpretativo para mí, y personalmente, es lo contrario que yo”, reflexiona Dunst.

LA SEDUCCIÓN, Sofía Coppola -Colin Farrell y Kirsten Dunst


Fanning cuenta: “A mi personaje, Alicia, ver a un hombre de cerca le hace despertar. Está en una edad en la que se ha aburrido de la rutina y se siente estancada. Cuando empieza a soltarse el pelo y a enseñar un poquito el corsé, se está atreviendo a algo muy inapropiado, pero sin pensar en las consecuencias que puede tener esa actitud de coqueteo.

“Me ha gustado rodar la evolución personal de alguien de esa época; es una ambientación de la que nunca antes había formado parte”.

Estas dos estrellas de películas anteriores de Coppola se han hecho grandes amigas. Dunst revela: “Elle y yo sabemos literalmente lo que va a decir la otra antes de que termine la frase. He descubierto a un alma gemela”.

“Adoro a Kirsten. ¡Algunas de las escenas nos costaron mucho, porque no podíamos mirarnos sin echarnos a reír!”, dice Fanning.

La producción tuvo lugar principalmente en Luisiana, para deleite de Riecke, que nació y se crió en ese estado pese a encarnar a Marie, un personaje con acento de Misisipi.

Coppola, como en anteriores filmes, prefirió rodar en localizaciones reales. Así fue como, para representar en la gran pantalla el internado femenino, el Seminario de Farnsworth, eligió rodar en Madewood Plantation House, una finca que es posible que muchos reconozcan del vídeo musical “Sorry” de Beyoncé, un tema de su álbum Lemonade.

A dos horas de coche de Nueva Orleans, Madewood es un lugar diseñado y construido en el siglo XIX, aunque la Guerra de Secesión precisamente retrasó su finalización. Al igual que sucede en LA SEDUCCIÓN, la propiedad se mantuvo al margen del conflicto. Además, está situada en un enclave privilegiado contra desastres naturales. Su propietario y gestor Keith Marshall asegura que “los  muros son de ladrillo sólido de más de 6o centímetros de grosor.

“Es una de las mansiones neoclásicas más perfectas de Estados Unidos”. Además de aparecer en producciones televisivas y cinematográficas, Madewood ha sido escenario de presentaciones de colecciones de diseñadores, festivales de música, e incluso aloja visitantes como establecimiento hotelero. La mansión está contemplada en la lista oficial de Hitos Históricos Nacionales (National Historic Landmark).

Muchos momentos clave de la película se rodaron en las inmediaciones y el interior de Madewood, como las secuencias en la cocina y el comedor que reunieron a los ocho actores, y las escenas del cobertizo. La fachada del edificio ha permanecido intacta, aunque la unidad de Ross añadió vegetación y cierta decoración en el frontal para insinuar el abandono ocasionado por el desgaste de la guerra y la reducción del número de ocupantes de la escuela.

Con todo, Ross nos cuenta que el proceso de producción exigió “dar con otra casa que nos permitiese trabajar más su interior y llevar a cabo cambios en la decoración y los muebles, algunos retoques de pintura y otras modificaciones logísticas”...

“... asegurándonos en todo caso de no ocasionar daños”, asegura Fanning. “Todos tuvimos que ser muy cuidadosos y respetuosos. ¡La escalera era espectacular!”. La casa escogida, de propiedad privada, se encuentra en Nueva Orleans, y su interior se convirtió en el salón de la escuela, la sala de música y sus dormitorios, entre otras localizaciones del guión.

Aunque el edificio en sí de la escuela consta de dos localizaciones, Madewood y la casa de Nueva Orleans, el equipo de producción realizó alguna toma adicional en Evergreen Plantation y New Orleans City Park, así como en sus inmediaciones. Este último lugar era el enclave idóneo para la secuencia de apertura en la que Amy descubre a McBurney, para la que Coppola y Le Sourd se inspiraros en las escenas de bosque del clásico del cine Rashomon.

Para los interiores en ambos edificios, la unidad de Ross tuvo que poblar el Seminario de Farnsworth con todo tipo de objetos, desde biblias a candelabros, pasando por instrumentos musicales. Para las escenas de comidas, el departamento de atrezo se hizo con cubertería vintage que hubo que deslustrar para el rodaje, dado que el reducido personal y número de alumnas de la escuela en tiempos de guerra no habría dejado tiempo para tareas no esenciales, como pulir la plata.

El arma de la casa, que la Srta. Martha tiene como medio de protección, es un revólver Whitneyville Dragoon de calibre 44, una pistola fabricada años antes de la Guerra de Secesión y, por tanto, apropiada para el contexto como herencia del padre de la Srta. Martha. La referencia general para todo el departamento de atrezo era encontrar elementos “de principios del XIX”, para representar que eran objetos conservados de hace tiempo y heredados. Los libros de la época son reimpresiones, para no aparentar su edad real.

Si el reparto de por sí podía viajar al pasado en esas localizaciones y con ese atrezo, el departamento de Battat se aseguró de sumergir a los actores aún más en la historia con trajes hechos a mano. Enfundarse las prendas ayudó mucho a todos a meterse en sus personajes. “Corsé todos los santos días”, nos confía Fanning. “Tenían que medirnos el talle a diario porque preparaban las faldas a medida. Había tantos botoncitos minúsculos que era imposible vestirse o desvestirse sin ayuda.

“Llevar corsé te obligaba a caminar y mantener una postura totalmente distinta. Stacey hizo un gran trabajo con esas faldas suaves y ceñidas. Las lavaron para que quedaran desgastadas, porque queríamos transmitir que nuestros personajes tenían un vestuario limitado disponible, en aquel entonces”. Por si no era suficiente, se consiguió un acabado aún más desvaído para los vestidos dejándolos expuestos al sol del mediodía.

Kidman nos cuenta, maravillada: “Me fascinó el modo en que Sofia compuso el look de LA SEDUCCIÓN; tenía ideas muy contundentes sobre el aspecto que quería que tuviese todo, incluidos atuendos y sets, todo ello ciñéndose a los parámetros de un presupuesto ajustado”.

LA SEDUCCIÓN, Sofía Coppola - Nicole Kidman

El proceso de producción solo se extendió 26 días, y el rodaje tuvo lugar a finales de octubre de 2016. Le Sourd operaba su propia cámara, a menudo con Coppola al lado para poder hablar directamente con los actores mientras estos realizaban múltiples  tomas de una escena. Como resultado, “realizábamos cambios en las escenas juntos”, destaca el director de fotografía.

“Organizamos una fiesta cuando llegamos al rollo número 100. Hacía mucho que no trabajaba en una película rodada en celuloide”, recuerda Fanning.

“Con nuestro director de fotografía Philly y Sofia trabajando en tándem, diría que LA SEDUCCIÓN es la película más estéticamente rica en la que he participado”, destaca Farrell. “El nuevo mundo es extraordinaria visualmente, pero es naturaleza en estado puro. LA SEDUCCIÓN recurre mucho más a interiores y diseño”.

Le Sourd señala que “estuviésemos rodando tanto en interiores como exteriores, nos centrábamos en los personajes y no en el entorno”.

Farrell añade: “La tensión es nula en un set con Sofia Coppola. Genera un ambiente pacífico e incluso lúdico”.

Kidman revela: “Sofia habla siempre con suavidad y es muy dulce y agradable estar en su compañía. Todo el mundo la respeta muchísimo”.

Dunst va más allá: “En el mundo del cine, no hay sets como los de Sofia. Crea una buena energía para que su visión cobre vida; no se complica y confía plenamente en los actores”.

Fanning reflexiona: “Sofia está al cargo de todo. Sabe perfectamente las tomas que necesita para una escena, pero el set transmite seguridad cuando sabes que puedes improvisar y probar cosas nuevas”.



No hay comentarios :

Publicar un comentario